Una tiktoker compara a los niños de colegios públicos y privados, y siembra la polémica en redes

La tiktoker Belén Santo, popular en redes por realizar sus vídeos desde la tienda de chucherías donde trabaja, y que se hizo hace un tiempo viral por aprender a comunicarse mediante el lenguaje de los signos con un niño sordo para poder comunicarse con él en su establecimiento, ha creado controversia en las redes al contar su diferente percepción a la hora de tratar con niños que estudian en un colegio privado y los de un colegio público.

Belu, como se la conoce en las redes, ha contado su experiencia al respecto: “No tenéis ni idea de la diferencia que hay entre un niño que va a un cole público y uno que va a un cole privado. La diferencia es abismal”, ha comenzado explicando la joven.

“La humildad se nota. En la otra tienda (la que está cerca de los colegios privados) no me gusta en absoluto trabajar. Los niños te vacilan, vienen con una absoluta… no sé, te tratan mal”, relata sobre los jóvenes de los centros privados. “En cambio, cuando curro en esta (cerca de los colegios públicos), me enamoro de todos ellos”.

Para exponer su opinión, cuenta una anécdota para explicar su experiencia al respecto: “El otro día estaba reponiendo unas bolsas y entró un chavalillo. Yo me puse a colocar, mientras él cogía las chuches… y me giro y le tengo al lado. Me mira y me dice: ‘¿Te ayudo?’ Y yo: ‘No, corazón, gracias’. Y veo que se queda ahí, pensaba que quería una de estas bolsas. Le digo: ‘¿Quieres una de estas?’. Y me dice: ‘No, no, es que tengo prisa, era para que terminaras y me cobraras”, cuenta todavía sorprendida al recordar el trato del niño.

Belu termina añadiendo que no es un hecho casual y que cada vez que va a trabajar a esa tienda recibe muy buen trato personal: “Todos me dicen hola, me dan las gracias, me sonríen… Parecerá una tontería, pero os juro que se nota un montón”.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de BELU 🌙 (@santobelen_)

El vídeo se ha viralizado rápidamente y acumula ya más de 11.000 ‘me gusta’ y 8 millones de reproducciones en varias redes, y donde los comentarios y reacciones han sido de los más variopinto. Hay quienes están completamente de acuerdo y confirman que en los colegios públicos se recibe una mejor educación personal que en los privados, mientras que hay otros que han criticado y acusado a la tiktoker de que la humildad personal de un niño no va con su posición económica o, incluso, que esté generalizando las clases sociales usando menores. La polémica está servida.