Última hora, evacuado urgentemente de ‘Supervivientes’ por un grave problema de salud: “Sentí un dolor intestinal bastante grande”

Preocupación en Telecinco.

‘Supervivientes’ es un reality show en el que un grupo de famosos se enfrenta a las condiciones más extremas en una isla desierta. Los concursantes tienen que buscar su propio alimento, construir su refugio, hacer fuego y superar diferentes pruebas para conseguir recompensas o inmunidades. Cada semana, los supervivientes nominan a sus compañeros y el público decide quién debe abandonar la isla.

El concurso tiene una duración de varios meses y se emite en directo en varias galas semanales. Los supervivientes cuentan con la ayuda de un equipo médico y de seguridad que vela por su salud y su integridad. El programa también cuenta con la participación de un presentador que les comunica las novedades del concurso y les hace preguntas sobre su experiencia. El último superviviente se proclama ganador y recibe un premio económico.

Desde el primer día se convirtieron en inseparables. Su amistad parecía inquebrantable, a pesar de las dificultades y los obstáculos que les ha puesto el programa. Adara y Asraf han demostrado una complicidad y un apoyo mutuo que les ha hecho destacar entre el resto de concursantes. Sin embargo, todo eso podría haberse acabado hoy, tras una fuerte discusión que ha dejado a ambos con el corazón roto.

Así lo ha revelado Ion Aramendi en el plató del reality show, donde ha anunciado una bomba que ha sacudido los cimientos de la isla: “Tenemos una noticia de última hora que os va a dejar helados. Ha sucedido hoy mismo y puede cambiar el rumbo del concurso. Dos grandes amigos que han vivido juntos esta aventura desde el principio han roto su relación para siempre”. Y esos dos amigos no eran otros que Adara y Asraf. El presentador ha mostrado entonces las imágenes del enfrentamiento.

“No me gusta nada lo que está pasando, Asraf”, le reprocha Adara. “No soy tonto, sé que se acerca la final y que algunos me quieren clavar el cuchillo por la espalda…”, se lamenta con la voz entrecortada. “Creo que no me lo merezco. Y no quiero desconfiar de la gente pero llevas muchos días soltándome indirectas”. “Estás equivocada”, le contesta él. “Para mí lo más importante son las personas, no el concurso”, insiste Adara. A lo que Asraf reacciona con incredulidad: “¿Estás insinuando que yo estoy haciendo esto por el concurso?”.

Este duro enfrentamiento ha coincidido con el día en que Elena, la madre de Adara, ha podido abrazar a su hija después de tanto tiempo. Pero no solo eso. También ha tenido la oportunidad de conocer al resto de supervivientes y de intercambiar unas palabras con ellos. Con todos ha sido amable y cariñosa, pero especialmente con Asraf, a quien le ha dedicado un emotivo mensaje: “Te mando un súper abrazo de parte de Isa, está muy orgullosa de ti. No sabes las ganas que he tenido de atravesar la pantalla y darte un beso”.

“Sentí un dolor intestinal bastante grande”.

Además, un susto de salud ha obligado a Manuel Cortés a abandonar temporalmente la aventura de ‘Supervivientes’. El hijo de Raquel Bollo sufrió el viernes un intenso dolor abdominal que le impidió continuar en la playa junto a sus compañeros. El equipo médico del programa decidió evacuarlo para someterlo a una observación más exhaustiva y descartar posibles complicaciones.

Así lo anunció Ion Aramendi al inicio de la gala, dejando en vilo a la familia y a los seguidores del concursante. “Manuel ha tenido que ser desalojado por un pequeño problema de salud, ahora mismo está en observación acompañado por el equipo médico”, dijo el presentador con preocupación.

Desde Honduras, Laura Madrueño amplió la información sobre el estado de Manuel Cortés y trató de transmitir tranquilidad. “Ayer empezó a tener un dolor abdominal muy fuerte que fue a más durante la noche y él está muy preocupado por si va a poder continuar o no en el concurso. Está en observación y ayer tuvo que abandonar la playa con el equipo médico”, explicó la reportera. Según relató, el hijo de Raquel Bollo se quejaba de un dolor “como si tuviera una espada clavada” y no podía aguantar más. El equipo médico lo atendió en la playa y luego lo trasladó en una barca hasta un centro sanitario.

La ausencia de Manuel Cortés se notó en la playa, donde sus compañeros se mostraron muy afectados por su situación. Sobre todo su hermana Alma Bollo, que no pudo contener las lágrimas al pasar la primera noche sin él. “Lo que quiero es que se ponga bien”, le confesó a Adara, que intentó consolarla y animarla. La joven se sintió muy sola sin su hermano y temió por su salud.

La incertidumbre se disipó cuando Manuel Cortés pudo conectar en directo con el programa y contar cómo se encontraba. “Estoy mucho mejor y a las órdenes del doctor, al que quiero agradecer lo que está haciendo por mí. Con muchas ganas de encontrarme bien y seguir adelante”, afirmó el superviviente con optimismo. Reveló que la noche del viernes sufrió un cuadro de dolor intestinal muy severo que le hizo doblarse del dolor. “Me atendieron en playa el equipo médico y por la noche me dijeron que tenía que abandonar la playa”, recordó.

Manuel Cortés explicó que estaba bajo tratamiento durante 48 horas y que el doctor le había comunicado que había mejorado mucho. “En unas horas pasaré una prueba que espero superar con toda la fuerza del mundo e incorporarme al grupo lo antes posible”, dijo con ilusión. Aseguró que se sentía bien, aunque todavía un poco dolorido, y quiso mandar un mensaje de tranquilidad a su familia y a sus seguidores. “Me gustaría tranquilizar a mi familia y a todos porque saben que con el estómago tuve problemas fuertes hace unos años y no tiene nada que ver con esto”, afirmó.

Su madre, Raquel Bollo, estaba en el plató escuchando atentamente las palabras de su hijo. La colaboradora se mostró muy preocupada por él y le pidió que no forzara su salud por el concurso. “Eso es lo único que quiero que me digas, que no sientes nada como lo de la otra vez, lo mínimo que sientas que sea así, el concurso que quede dónde quede, te quiero en España y sano. Lo primero es la salud, si sientes lo más mínimo como la otra vez te quiero aquí”, le rogó entre lágrimas.

Manuel Cortés le tranquilizó diciendo que no tenía nada que ver con la peritonitis que sufrió hace años y que casi le cuesta la vida. “Es un dolor intestinal muy grande”, pero el doctor le ha dicho que hay otras muchas posibilidades y que esto estaría casi descartado: “Me siento bien, con energía y no me voy a ir ahora con lo que he conseguido porque estoy bien”. Raquel Bollo le expresó su orgullo por su valentía y su esfuerzo, pero insistió en que lo más importante era su salud.