Sale a la luz la verdadera causa de la muerte de Aurelio, padre de Joaquín

Anuncios

Fallece el padre de Joaquín, exjugador y leyenda del Betis

Anuncios

Este miércoles nos ha dejado Aurelio Sánchez, a los 78 años de edad. Era el padre de Joaquín, uno de los futbolistas más emblemáticos del Real Betis y del fútbol español. Aurelio estaba hospitalizado en El Puerto de Santa María, en Cádiz, debido a un deterioro general en su salud que ya arrastraba desde hace tiempo.

Su hijo Joaquín, que actualmente ejerce de embajador del Betis, había cancelado sus compromisos institucionales para estar al lado de su padre en estos momentos difíciles. Aurelio fue una figura clave en la trayectoria deportiva de Joaquín, desde sus inicios en las categorías inferiores hasta su consagración en el primer equipo verdiblanco.

Anuncios

Un padre y un representante para Joaquín

Aurelio no solo fue el padre de Joaquín, sino también su primer representante. Cuando Joaquín debutó con el Betis en el año 2000, demostrando su talento y su carisma, Aurelio le acompañaba en todos sus viajes, tanto en la liga como en las competiciones europeas. También le esperaba en la ciudad deportiva de Los Bermejales, donde entrenaba el equipo.

Anuncios

Aurelio era el cabeza de una familia numerosa, a la que quería mucho. Su hijo Joaquín le dedicó un emotivo abrazo cuando anunció su retirada del fútbol en abril del año pasado. El Betis le rindió un merecido homenaje en un partido especial, donde se reconoció la trayectoria y el legado de Joaquín y su padre.

Un padre orgulloso de su hijo

Anuncios

Aurelio siempre se sintió orgulloso de su hijo Joaquín, que se convirtió en uno de los mejores jugadores de la historia del Betis. Aurelio le vio crecer, triunfar y convertirse en un referente para el club y la afición. También le apoyó en los momentos difíciles, como cuando tuvo que dejar el Betis para fichar por el Valencia o cuando sufrió lesiones o críticas.

Un ejemplo de amor y humildad

Aurelio fue un ejemplo de amor y humildad para su hijo y para todos los que le conocieron. Siempre mantuvo una actitud positiva y alegre, y nunca perdió el contacto con sus raíces. Le gustaba disfrutar de la vida, de su familia y de sus amigos. También le gustaba el fútbol, y sobre todo, ver jugar a su hijo con la camiseta verdiblanca.

Anuncios