Sale a la luz el pacto secreto al que llegaron Gabriela Guillén y Bertín Osborne que explicaría todo

Anuncios

Una historia sin etiquetas

Gabriela Guillén y Bertín Osborne se conocieron por casualidad, haciendo unas fotos para un amigo. Entre ellos no hubo un flechazo, sino que su relación fue surgiendo “poco a poco”, sin forzar nada ni ponerse nombres. Gabriela nos cuenta cómo vivió ese proceso y cómo se siente ahora que todo ha salido a la luz.

Anuncios

“No ha sido amor, ha sido algo muy bonito”, dice Gabriela sobre lo que ha vivido con Bertín. Ella nunca se había fijado en él, pero al ir conociéndole mejor, se fue sintiendo a gusto y cómoda. No buscaban una relación de pareja, solo disfrutaban del momento: “No hemos puesto una etiqueta a nuestra relación, porque estábamos a gusto, no teníamos por qué”.

Un lugar propio

Gabriela Guillén no se considera la novia de Bertín Osborne, ni pretende serlo. Ella tiene su propia identidad y no depende de él: “Soy quien soy por mí y él es quien es por él”. Tampoco se ha sentido presionada ni presionó a Bertín para hacer pública su relación. Todo fue “muy natural”, según ella.

Anuncios

A pesar de mantenerse en la intimidad, Gabriela asegura que siempre ha tenido su lugar en el entorno de Bertín. Él le presentó a algunos de sus amigos y familiares, con los que ha compartido momentos especiales como las navidades. Gabriela conoce a sus hijos y a sus hermanas y se siente aceptada por ellos: “Eso, para mí, ha sido suficiente”.

Un pacto de discreción

Gabriela Guillén y Bertín Osborne habían decidido de forma mutua y natural que su relación quedara en la intimidad. No sentían la necesidad de contarlo a nadie, ni siquiera a la prensa. Gabriela recuerda que Bertín le advirtió que cuando se enterara la gente, sería una bomba: “Y yo me reía ¡Y tanta razón que tenía!”

Anuncios

Ahora que todo se ha sabido, Gabriela no se siente arropada, pero entiende la reacción de Bertín. Confiesa que la situación ha sido “dura” y por eso dice: “No le juzgo”. Espera que el tiempo ponga las cosas en su sitio y que su historia no se vea empañada por el escándalo.

Anuncios