Milena, la niña que su madre llevó muerta al hospital tras “caer de la cama” y la autopsia lo negó

La pequeña Milena tenía tan solo dos años y llegó sin vida al hospital Mariano Acosta de Buenos Aires (Argentina), el pasado miércoles. La progenitora contó a los sanitarios, en un primer momento, la versión de que la niña dormía con su hermano de cuatro años en la misma cama y se cayó, dándose un fuerte golpe en la cabeza. «Contó que después se volvieron a acostar pero cuando vio que no reaccionaba, decidió llevarla al hospital», explicaron fuentes policiales.

Tras realizar la autopsia al cuerpo de la menor, se confirmaron los peores presagios. La niña tenía varios traumatismos diferentes causados en diferentes fechas, por lo que se demostraba que Milena sufría malos tratos físicos y golpes de manera asidua.

La víctima presentaba un fuerte golpe en la cabeza, una laceración en el hígado con hemorragia interna y contusiones en el abdomen. También se observó una fisura en la tibia de la pierna derecha que había sufrido hace meses. El forense determinó que el motivo de la muerte de la niña fue “el producto de un paro cardiorespiratorio por politraumatismos”.

Los médicos informaron de inmediato a la policía de lo que había sucedido, y se presentaron en el centro sanitario agentes que detuvieron a la madre, Milagros Ester Torres, de 22 años y, posteriormente, también a su pareja, Dario Chamorro, de 26. Este último, recibió en la prisión a la que fue trasladado una dura bienvenida por parte de otros presos, como autor de la brutal muerte de su pequeña hijastra.

Por su parte, el padre de Milena, Franco Sena, escribió un desgarrador mensaje de despedida a su hija en su cuenta de Facebook: “Que descanses en paz hija, te voy a extrañar mucho. No sé cómo voy a hacer para poder seguir adelante. Te amo hija, te voy a extrañar, mucho amor de papá. No encuentro palabras para expresar el dolor que siento”, escribió destrozado en sus redes.

Y sobre las personas, entre ellas su ex mujer, que acabaron con la vida de su hija quiso decir: «Como padre estoy destruido. Ahora que se haga Justicia por mi hija. Y que no los larguen en 2 o 3 horas como pasa muchas veces. Que paguen lo que hicieron». Para acabar diciendo como último mensaje: «Hijos de puta, me arruinaron la vida, por qué tanta maldad contra mi hija por qué».