“Me quede embarazada”. Raquel Sánchez Silva desvela el drama de su último Supervivientes

El Conquistador, el nuevo reto de Raquel Sánchez Silva

La presentadora extremeña vuelve a la televisión con un programa de aventuras que se emitirá en La 1. Se trata de El Conquistador, un formato que ya tiene una larga trayectoria en el País Vasco y que ahora se adapta para el público nacional. Raquel Sánchez Silva compartirá la conducción del espacio con Julian Iantzi, que lleva más de una década al frente del programa original.

Sánchez Silva se muestra ilusionada con este proyecto, que supone su regreso al género que la hizo famosa. La periodista ha participado en programas como Pekín Express y Supervivientes, demostrando su valentía y su carisma ante las cámaras. Sin embargo, confiesa que también tiene “un poco de nervios y miedo” ante los retos que le esperan.

Una llamada inesperada

La presentadora no se imaginaba que le ofrecerían formar parte de El Conquistador, ya que después de quedarse embarazada durante su última participación en Supervivientes, pensó que “ya no volvería a hacer aventura”. Incluso ha contado una anécdota con Paolo Vasile, el máximo responsable de Mediaset: “En mi último Supervivientes me quedé embarazada y le dije a Paolo Vasile que quería ir, pero me dijo que no”.

El fichaje de Sánchez Silva por El Conquistador ha sido muy bien recibido por sus seguidores, que llevaban tiempo pidiéndole que volviera a este tipo de formatos. La presentadora ha agradecido el apoyo de sus fans y ha reconocido que ella también echaba de menos la aventura. “Donde yo soy feliz es en programas al aire, en acantilados y con bichos”, ha declarado.

Un estilo único

Sánchez Silva no solo destaca por su profesionalidad y su simpatía, sino también por su estilo. La presentadora ha revelado que el 95% de sus looks en el programa serán de Pablo Bosch, finalista de Maestros de la costura. “Cuidado con los looks entre Teniente O’Neil y Mad Max”, ha bromeado la presentadora, prometiendo un despliegue de estilo único durante la emisión del programa.

Además, Sánchez Silva contará con la compañía y la experiencia de Julian Iantzi, el veterano presentador del programa original. Para ella, tener a Iantzi es una gran tranquilidad, ya que conoce muy bien el formato y ha sabido resolver todo tipo de problemas. “Para mí es una gran tranquilidad que Julian Iantzi esté, se ha visto con muchos problemas y lo ha sacado todo adelante”, ha comentado.

Una vida marcada por la tragedia

Raquel Sánchez Silva es una mujer fuerte y luchadora, que ha sabido sobreponerse a las dificultades de la vida. En 2013, sufrió la pérdida de su marido Mario Biondo, un cámara italiano con el que se había casado un año antes. La muerte de Biondo fue calificada como un suicidio, pero sus padres nunca aceptaron esa versión y acusaron a Sánchez Silva de estar implicada en el caso.

La presentadora tuvo que enfrentarse a una dura batalla judicial contra la familia de su difunto esposo, que llegó a demandarla por injurias y calumnias. Finalmente, la justicia dio la razón a Sánchez Silva y archivó el caso por falta de pruebas.

En 2015, Sánchez Silva volvió a encontrar el amor junto al empresario Matías Dumont, con el que tuvo dos hijos gemelos: Mateo y Bruno. La presentadora anunció su embarazo durante su última participación en Supervivientes, sorprendiendo a todos los espectadores. Desde entonces, vive feliz junto a su familia y su trabajo.