Asraf Beno recibe la confirmación de sus sospechas en un mensaje sorpresa de Isa Pantoja

Asraf Beno está pasando por su momento más duro en el reality.

‘Supervivientes 2023’ está llegando a su recta final y los concursantes están viviendo las semanas más duras de la aventura. El hambre, el cansancio, las pruebas y las nominaciones están pasando factura a los supervivientes, que tienen que sacar toda su fuerza para seguir adelante.

Uno de los que más está sufriendo es Asraf Beno, el novio de Isa Pantoja. El modelo se ha convertido en uno de los protagonistas del concurso por su carácter competitivo, su buen humor y su lealtad a sus compañeros. Sin embargo, también ha tenido momentos de bajón y de conflicto con algunos rivales.

Asraf ha demostrado ser un gran superviviente, capaz de pescar, hacer fuego y ganar pruebas. Pero también ha mostrado su lado más sensible y humano, echando de menos a su familia, a su novia y a su perro. Ahora, Asraf se enfrenta al último tramo del concurso, donde tendrá que darlo todo para llegar a la final. El modelo sabe que tiene muchos apoyos fuera, pero también muchos enemigos dentro. Asraf tendrá que lidiar con las estrategias, las traiciones y las críticas de sus adversarios, que le ven como una amenaza.

Recibe el emotivo mensaje que confirma sus sospechas.

Por su parte, Adara llevaba semanas pidiendo ver a Elena, su madre, que finalmente viajó hasta Honduras para darle una sorpresa. Sin embargo, la visita estuvo llena de altibajos y momentos de tensión para la superviviente. Adara vivió una de las noches más intensas de su paso por ‘Supervivientes’: todo comenzó cuando Adara fue trasladada en barca hasta una playa apartada. Allí le esperaba Ion Aramendi, que le dio unas instrucciones que la hicieron ilusionarse. Adara pensó que al fin iba a ver a su madre, que había viajado desde España hasta Honduras para sorprenderla.

Pero su alegría se tornó en tristeza cuando descubrió que lo único que había en la playa era una caja con un pergamino. Adara lo abrió con nerviosismo y leyó el mensaje de su madre, que le dejó helada: “Adara, cariño mío, siento mucho no poder estar contigo en este momento (…). Por razones que no te puedo contar, ahora mismo no podré”, decía el texto.

Adara no pudo contener las lágrimas y se derrumbó. “Necesito verla. Si tiene razones no pasa nada, lo entenderé y ya está”, dijo entre sollozos. Ion le pidió que volviera a la barca para regresar con sus compañeros. Lo que Adara no sabía es que todo era una estrategia para hacer más emocionante el reencuentro.

El mensaje de Isa Pantoja a Asraf Beno.

Mientras ella se marchaba, Elena llegaba a la playa donde estaban el resto de los supervivientes. Nada más verla, Alma Bollo corrió a abrazarla con efusividad. Luego siguieron los demás concursantes, que la recibieron con cariño y respeto.

Elena tuvo un momento muy especial con Asraf Beno, el novio de su hija Isa Pantoja. “Un súper abrazo de Isa, no puede estar más orgullosa de ti. No sabes la de veces que he tenido ganas de traspasar la pantalla y abrazarte”, le dijo emocionada.

De esta manera, el concursante marroquí, roto de la emoción, confirmó lo que sospechaba: que su pareja sigue siendo su gran apoyo fuera de la isla, y que está orgullosa de lo que está haciendo en el concurso. Además, Elena también le dedicó unas palabras a Jonan y a Artùr por el buen trato que le habían dado a Adara.

Y por fin llegó el momento más esperado. Adara volvió a la playa y se encontró con una enorme caja envuelta en papel de regalo. Dentro estaba su madre, escondida. Laura Madrueño le indicó que abriera el regalo y Adara se quedó sin palabras al ver a Elena detrás de un cristal. “¡Qué fuerte! Necesito abrazarte, sueño contigo todas las noches”, exclamó Adara.

Elena le respondió con mucho amor: “Sueñas conmigo porque te estoy mandando toda mi fuerza cada noche mirando al cielo. Mi vida, te amo mucho, cariño”. Pero para poder romper el cristal que las separaba, Adara tenía que superar un juego. Consistía en adivinar qué alimentos le daban sus compañeros con los ojos vendados. Cada acierto le daba tres minutos con su madre.

Adara se esforzó al máximo y logró 22 minutos para estar con Elena. Entonces pudo romper el cristal y abrazarla con fuerza. “Lo estás haciendo muy bien, eres una valiente”, le dijo Elena. “Está siendo muy duro”, reconoció Adara. Elena le transmitió todo su orgullo y su apoyo: “Estoy tan orgullosa de ti, te quiero tanto, mi vida. Cómo te has adaptado, con esa alegría con la que te despiertas, siempre gastando bromas, siempre divertida, estamos todos tan orgullosos de ti…”.

Adara aprovechó para preguntar por su hijo, su mayor preocupación. Elena le tranquilizó y le contó cómo estaba el pequeño: “Está fenomenal, quiero que te quedes muy tranquila con ese tema, está bien, se lo está pasando bien, a su alrededor tiene muchísima gente que le quiere, está todo como tú querías. Está superorgulloso, alucinando contigo. Se le ilumina la cara cuando te ve. Le estás educando… De verdad, para mí eres un ejemplo como madre”.

Después de este emotivo encuentro, llegó la hora de despedirse. Adara y Elena se dijeron adiós con lágrimas en los ojos y unas bonitas palabras: “Eres muy bonita. Estoy superorgullosa de ti y muy feliz de que seas mi niña, mi hija. Gracias por cuidarme”.