Así es Lorena, la peligrosa joven fugada de un psiquiátrico de Ávila: «Un peligro público»

Anuncios

Una joven con una grave enfermedad mental desaparece en Ávila

Lorena de Rafael, de 28 años, lleva desaparecida desde el pasado 26 de octubre, cuando salió del centro de día donde estaba ingresada en Arévalo (Ávila) con un permiso para acudir a una cena. Su madre, Inés, ha alertado de que su hija padece el síndrome de Munchaussen, una peligrosa enfermedad mental que la lleva a fingir o provocarse enfermedades, lesiones o síntomas inexistentes.

Anuncios

La Guardia Civil ha activado el protocolo de búsqueda de alto riesgo, tanto para la integridad de Lorena como para la de otras personas, ya que se desconoce si está tomando la medicación antipsicótica que necesita. La joven tiene cuatro hijos, de los que no tiene la custodia, y ha interpuesto más de 50 denuncias falsas por violencia de género. Su madre teme que pueda engañar a otros hombres para volver a quedarse embarazada o hacer cualquier cosa.

Una vida marcada por un importante trastorno psicológico

Lorena sufre el síndrome de Munchaussen desde los 17 años, una enfermedad mental que se caracteriza por la simulación o la autoinfligencia de dolencias, lesiones o síntomas que no existen o que no tienen una causa orgánica. Los afectados por este trastorno buscan llamar la atención o conseguir algún beneficio secundario, como el afecto, la compasión o la evitación de responsabilidades.

Anuncios

La madre de Lorena ha contado en el programa ‘TardeAR’ de Telecinco que su hija ha tenido más de 400 ingresos psiquiátricos por inventarse diversas enfermedades. «Manipula a sus parejas: a una la extorsionó con una foto de un bebé que no era suyo», ha dicho. Además, ha revelado que un juez había ordenado que se le practicara una ligadura de trompas a Lorena, pero que esta no se ha llevado a cabo. «Es un peligro público. Hasta que no esté en un sitio cerrado está en peligro», ha afirmado.

Anuncios

La última vez que se la vio fue en Arévalo

Lorena salió del centro de día donde estaba ingresada en Arévalo el 26 de octubre con un permiso para ir a una cena. Desde entonces no ha regresado y se desconoce su paradero. La última vez que se la vio fue en la calle de la Encina, en la misma localidad. En el momento de su desaparición, Lorena llevaba una chaqueta marrón y unos vaqueros azules oscuro. Llevaba el pelo rubio, ondulado y largo.

Anuncios

La madre de Lorena ha criticado la excesiva permisividad del centro donde estaba ingresada su hija, ya que tenía acceso a redes sociales y hasta usaba bizum. Esto hace que Lorena pueda estar ya en cualquier parte, ayudada por otras personas que haya podido manipular. La familia de la desaparecida está especialmente preocupada porque un juez ya había determinado un régimen de encierro permanente para los próximos tres años, pese a lo cual obtuvo ese permiso para dejar el centro el día de su desaparición.

Anuncios