Una soltera queda horrorizada por lo que descubre al besar a su cita en ‘First Dates’: “¡Apestas!”

Anuncios

‘First Dates’ sigue dejando sin habla a la audiencia.

‘First Dates’ es un programa de televisión que se emite en Cuatro desde 2016. En cada episodio, diez solteros y solteras tienen una cita a ciegas en un restaurante, donde son atendidos por el presentador Carlos Sobera y el staff del programa. El objetivo es encontrar el amor o al menos pasar un buen rato.

Anuncios

El programa se ha convertido en un fenómeno social, ya que muestra las diferentes formas de ligar, las expectativas, los gustos y las decepciones de los participantes. Algunas citas son divertidas, otras románticas, otras tensas y otras desastrosas. El programa también refleja la diversidad de la sociedad española, con personas de diferentes edades, orígenes, orientaciones e intereses.

‘First Dates’ es un programa que enseña lo que hay que hacer y lo que no cuando se trata de ligar, tanto a los espectadores como a los propios protagonistas. Algunas de las lecciones que se pueden extraer son: ser uno mismo, tener sentido del humor, respetar al otro, no juzgar por las apariencias, no mentir, no ser egoísta, no ser grosero, no ser aburrido, no ser impaciente, no ser obsesivo, no ser celoso, no ser infiel, no ser machista, no ser racista, no ser homófobo, etc. El programa también muestra que el amor puede surgir en cualquier momento y lugar, y que nunca es tarde para encontrarlo.

Anuncios

Una noche de flamenco y romance.

Gonzalo, un soltero madrileño de 51 años, entró en el restaurante de ‘First Dates’ irradiando juventud. “Poseo la vitalidad de alguien de veinte años”, proclamaba con orgullo. A pesar de su edad, nunca había pasado por el altar, aunque se enorgullecía de la longevidad de sus relaciones pasadas y de su lealtad. Su deseo era simple: encontrar a una mujer que le hiciera volver a soñar.

Anuncios

Rosa, una apasionada bailaora de flamenco de 52 años, lleva desde su adolescencia dedicada al arte del baile. “Cuando hablo con la gente, me siento tan energética como cuando tenía 30 años”, comparte con una sonrisa. La noche en ‘First Dates’ prometía ser especial, y la primera impresión entre ella y Gonzalo no decepcionó. “Es pequeña, pero tiene algo especial”, admitía Gonzalo, mientras que Rosa quedaba encantada con su estatura y su cabello.

Al descubrir que Rosa dirigía su propia compañía de baile, el presentador los guió a su mesa, dando inicio a una velada llena de halagos. “No estás nada mal con gafas”, le decía ella, a lo que él respondía: “Algo ha hecho clic en mi corazón y en mi cabeza”. Rosa revelaba que, además de su compañía, colaboraba con otra agrupación con la que había viajado mucho, incluso hasta Tokio para bailar flamenco.

Anuncios

Confesiones íntimas, y giro inesperado.

La cena tomó un tono más íntimo al preguntarse cuál es el sitio más raro dónde ambos habían tenido sexo. ”En el teleférico, aunque no te lo recomiendo porque se mueve y es un poco peligroso”, contaba ella entre risas. ”Yo en la moto, pero me encanta el aire libre”, confesaba Gonzalo.

Anuncios

Pero la noche guarda un giro inesperado. Al acercarse el momento de la intimidad, llegó el esperado beso y un obstáculo surgió: el aliento de Gonzalo. ”Cuando se me ha acercado y lo he olido…No he querido ser maleducada, pero le hubiera dicho ”¿Fumas? Es que apestas” No quiero un fumador en mi vida”, exponía Rosa a su cita

 

Anuncios

A pesar de este contratiempo, Rosa decide pasar por alto el hábito de fumar de Gonzalo, especialmente al saber que él está intentando dejarlo. La noche culmina con un beso apasionado, y ambos expresan su deseo de continuar conociéndose. La cita en ‘First Dates’ termina con la promesa de un futuro juntos, explorando la posibilidad de un romance nacido entre bailes y confesiones.

Anuncios