Tras verse las imágenes de la «fiesta» en la que estaba Dani Alves, todos los indicios apuntan a que lo tiene crudo

Anuncios

El programa de Ana Rosa analiza la presunta agresión sexual de Dani Alves

El programa de televisión «El programa de Ana Rosa» está dedicando una cobertura especial a la presunta agresión sexual cometida por el futbolista brasileño Dani Alves en el interior de la discoteca Sutton. Actualmente, Alves se encuentra en prisión y su futuro dependerá, en parte, de las imágenes captadas por las cámaras de seguridad.

Anuncios

Las imágenes de las cámaras de seguridad serán clave en el caso

Según informa la periodista Patricia Pardo, el futuro del jugador dependerá en gran medida de las imágenes obtenidas por tres cámaras de seguridad. La primera cámara se encuentra en el propio reservado donde supuestamente ocurrieron los hechos, mientras que la segunda está situada en el pasillo de la discoteca y la tercera en el uniforme del agente de los Mossos d’Esquadra que atendió a la víctima aquella noche.

La primera cámara es especialmente importante para los investigadores, ya que en ella se verá cómo se acercan el jugador y la víctima a la puerta del baño donde se habría producido la agresión. Sin embargo, el recurso presentado por la defensa de Dani Alves afirma que las imágenes muestran a un grupo de personas departiendo de manera lúdica y festiva en un espacio abierto, lo que contradice el relato de la víctima.

Anuncios

El testimonio de la víctima

Según el testimonio de la víctima, una vez dentro del baño, Dani Alves la habría agredido sexualmente de manera violenta. La joven habría permanecido dentro del baño durante 15 minutos, y no hay grabaciones de lo que ocurrió durante ese tiempo debido a cuestiones de privacidad. Tras la presunta agresión, se ve a Alves salir del baño y pedir una copa, mientras que la víctima sale poco después y rompe a llorar al ver a sus amigas.

Las otras cámaras

Las otras dos cámaras también son relevantes para la investigación. En la segunda cámara, situada en el pasillo de la discoteca, se puede ver cómo Dani Alves abandona el local pasando cerca de la víctima y de su amiga, que se encontraba llorando mientras le contaba su relato a un empleado de la discoteca. Por último, la tercera cámara, ubicada en el uniforme de la mosso d’esquadra que atendió a la víctima, muestra las primeras declaraciones de la joven a los agentes, en las que afirma que ha sido violada por Dani Alves.

Anuncios