«Terminó muy mal». Sale a la luz la dramática conversación de Daniel Sancho con su madre en la cárcel

Un reencuentro dramático

Silvia Bronchalo, la madre de Daniel Sancho, el chef español acusado de matar y descuartizar al médico Edwin Arrieta en Tailandia, viajó hasta la prisión de Koh Samui para ver a su hijo por primera vez desde que se produjo el crimen. Sin embargo, lo que esperaba ser un momento de consuelo y apoyo se convirtió en una escena de angustia y desesperación.

Según reveló el periodista Nacho Abad en el programa Código 10 de Cuatro, el primer encuentro entre madre e hijo fue “mal, muy mal”. A pesar de que Silvia Bronchalo había declarado a la prensa que la visita había sido “tranquila”, lo cierto es que ambos acabaron sufriendo una crisis de ansiedad y rompiendo a llorar.

Una comunicación difícil

Abad explicó que la visita duró más de lo habitual, gracias a la intervención de los trabajadores de la embajada española en el país asiático. Sin embargo, las condiciones no eran las más propicias para una conversación íntima. “Es una comunicación con un cristal. Miembros de la cárcel lo observan todo y lo que me cuentan fuentes de la prisión es que le pregunta qué ha pasado, qué ha hecho, él se justifica, lloran…”, relató el periodista.

La situación se volvió insostenible cuando Daniel Sancho entró en pánico y fue incapaz de seguir hablando. Su madre también se derrumbó y los funcionarios de la prisión decidieron terminar con la reunión, al considerar que podría afectar negativamente al estado psicológico del reo. Daniel Sancho se enfrenta a la pena de muerte por el asesinato del cirujano plástico colombiano, que ocurrió a principios de agosto.