Termina la universidad y se derrumba al descubrir que va a trabajar de 9 a 5

Anuncios

El desafío de encontrar el primer trabajo después de la universidad

Muchos estudiantes universitarios sueñan con conseguir un buen empleo que les permita aplicar sus conocimientos y desarrollar su carrera profesional. Sin embargo, el paso de la vida académica a la laboral no siempre es fácil ni satisfactorio. Algunos se enfrentan a la frustración de no encontrar ofertas adecuadas a su perfil, mientras que otros se sienten abrumados por las exigencias y el ritmo de trabajo que implica una jornada completa.

Anuncios

Este es el caso de Brielle, una joven graduada en Marketing que recientemente consiguió su primer trabajo después de la universidad. Aunque estaba feliz por haber logrado su objetivo, pronto se dio cuenta de que el horario de 9 a 5 le suponía un gran inconveniente. Así lo expresó en un vídeo de TikTok, donde compartió con sus seguidores su malestar y su estrés.

Las dificultades de adaptarse al horario de 9 a 5

Brielle explicó que su trabajo era presencial y que tenía que viajar una hora cada día para llegar a la oficina. Esto le restaba tiempo y energía para hacer otras cosas que le gustaban o le hacían falta, como ducharse, cenar, dormir o hacer ejercicio. Además, se sentía muy presionada por las tareas que tenía que realizar y por el ambiente de trabajo. «Sé que probablemente estoy siendo muy dramática y molesta, pero este es mi primer trabajo, mi primer trabajo de 9 a 5 después de la universidad», dijo.

Anuncios

Su vídeo se hizo viral y generó un amplio debate sobre la conveniencia y la viabilidad del horario de 9 a 5, un término clásico americano que se refiere a una jornada laboral de ocho horas diarias. Su queja llamó la atención de medios como la CNN o Business Insider, que publicaron artículos al respecto. También recibió numerosos comentarios de otros usuarios, que expresaron su opinión sobre el tema.

La opinión de la Generación Z sobre el horario de 9 a 5

La mayoría de los comentarios que recibió Brielle fueron de personas jóvenes, pertenecientes a la Generación Z, que se mostraron de acuerdo con su postura y criticaron el horario de 9 a 5 como algo obsoleto y poco adaptado a las necesidades actuales. Algunos argumentaron que este horario se diseñó en una época en la que había un ama de casa que se encargaba de las tareas domésticas, y que ahora eso no era posible, ya que se necesitaban ingresos duales para vivir.

Anuncios

Sin embargao otros señalaron que la secundaria les había preparado para el horario de 9 a 5, pero que la universidad les había hecho perder el hábito y la motivación. También hubo quienes propusieron soluciones alternativas, como ascender a puestos directivos o implantar la semana laboral de cuatro días.

Así, el vídeo de Brielle puso de manifiesto la insatisfacción y el descontento de muchos jóvenes con el horario de 9 a 5, que consideran que no les permite tener una vida equilibrada ni disfrutar de su tiempo libre. También evidenció la necesidad de replantear el modelo de trabajo actual y buscar formas más flexibles y eficientes de organizar el tiempo y las tareas.

Anuncios