Sale a la luz la forma en la que envenenó a sus dos hijos el «monstruo» de Almería

Anuncios

La autopsia confirma que las niñas de Almería murieron envenenados

Las dos hermanas de dos y cuatro años que fueron halladas sin vida junto a su padre en un cortijo de Almería el pasado domingo fallecieron por intoxicación por pesticidas, según el informe preliminar de la autopsia. El padre, que presuntamente las asesinó y luego se suicidó, también murió por la misma causa, aunque horas más tarde.

Anuncios

El Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) ha informado de que las niñas, Larisa y Elisa, ingirieron los pesticidas sobre las 9:30 de la mañana, mientras que el padre lo hizo poco antes de la medianoche. Cuando los servicios de emergencia llegaron al lugar, el hombre aún respiraba, pero no pudo ser reanimado.

La madre velará a sus hijas en Abla

La causa judicial está en manos del Juzgado de Instrucción número 6 de Almería, que se encargó del levantamiento de los cadáveres, pero se espera que se inhiba en favor del Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº1 de Almería, ya que el padre tenía antecedentes por maltrato y amenazas a su expareja, de la que estaba separado.

Anuncios

Los cuerpos de las niñas serán trasladados al tanatorio de Abla, el pueblo donde vivían con su madre, Alina, de origen rumano y de confesión ortodoxa. El alcalde de la localidad, Javier Sánchez, ha expresado su apoyo a la madre y ha respetado su deseo de intimidad y tranquilidad en estos momentos tan duros. Las niñas serán enterradas este miércoles en el cementerio de Abla.

Un posible caso de violencia vicaria

La Guardia Civil investiga el suceso como un posible caso de violencia vicaria, es decir, cuando el agresor mata a sus hijos para hacer daño a la madre. El padre, de 35 años y también de nacionalidad rumana, tenía una orden de alejamiento que le impedía acercarse a su expareja, pero podía ver a sus hijas los fines de semana en un régimen de visitas establecido judicialmente.

Anuncios

El crimen ocurrió en un cortijo aislado de la pedanía de Las Alcubillas, entre los municipios de Gérgal y Alboloduy. La madre alertó a la Guardia Civil sobre las 22:30 horas del domingo, al ver que sus hijas no habían regresado a la hora acordada. Los agentes encontraron el coche del padre en la entrada de la finca y los cuerpos de las niñas y el hombre en el interior del cortijo.

Anuncios