“Pero qué cosa más horrible”: El estrambótico vestido de Rocío Carrasco en la boda de Joaquín Torres que no ha gustado a sus seguidores

“La peor es la Carrasco”.

Ir a una boda es una ocasión especial que requiere un cuidado especial en el aspecto físico. No solo se trata de ir guapo o guapa, sino también de respetar el protocolo, la etiqueta y el estilo de los novios y del evento. Por eso, elegir el estilismo adecuado cuando eres invitado o invitada a una boda es muy importante, ya que puede marcar la diferencia entre ser un invitado más o destacar por tu buen gusto y elegancia.

El estilismo de un invitado o invitada a una boda debe tener en cuenta varios factores: el tipo de ceremonia (religiosa o civil), el lugar y la hora de la celebración, el código de vestimenta que hayan establecido los novios (si es que lo han hecho), el clima y la temporada del año, y por supuesto, el gusto personal y la comodidad de cada uno. No es lo mismo ir a una boda de día en una finca al aire libre que a una boda de noche en un hotel urbano.

Tampoco es lo mismo ir a una boda en verano que en invierno. Y mucho menos es lo mismo ir a una boda con un vestido que no te favorece o con unos zapatos que te hacen daño que con un look que te haga sentir bien y seguro o segura de ti mismo o misma.

La polémica elección de Rocío Carrasco para la boda.

La Casa de Pilatos en Sevilla fue el escenario de una de las bodas más esperadas del año: la del arquitecto Joaquín Torres y el director de televisión Raúl Prieto. La pareja, que lleva más de siete años de relación, se dio el “sí, quiero” el pasado viernes 19 de mayo ante unos 300 invitados, entre los que se encontraban numerosas personalidades del mundo del espectáculo, la cultura y la sociedad.

El enlace fue una fiesta llena de emoción, glamour y diversión, pero también de polémica por los estilismos de algunas de las invitadas más conocidas. Belén Esteban y Terelu Campos, dos de las amigas íntimas del novio, fueron duramente criticadas por sus looks en las redes sociales, donde recibieron todo tipo de comentarios negativos.

Belén Esteban, que acudió junto a su marido Miguel Marcos, sorprendió con un vestido midi de tul en color lila bebé, con un corsé de seda y escote bustier. La colaboradora de ‘Sálvame’ quiso arriesgar con este diseño tan original, pero no consiguió convencer a sus seguidores, que lo compararon con un “disfraz” o un “pastel”. Además, la “princesa del pueblo” cometió el error de cambiar sus sandalias de tacón bajo en color crudo por unas zapatillas casual para bailar más cómoda, lo que rompía por completo la armonía del conjunto.

El maquillaje de Belén Esteban tampoco pasó desapercibido: un ahumado en tonos rosas y delineado negro que iba a juego con su vestido, pero que resultaba demasiado recargado. En cuanto al peinado, optó por el pelo suelto con ondas al estilo Hollywood, que le favorecía más que el recogido que lució en la preboda del día anterior.

La ganadora de ‘Más que baile’ compartió varias imágenes de su look en su perfil de Instagram, donde recibió críticas como “vaya vestido más horrible”, “va ideal para hacer el ridículo”, “parece un disfraz” o “solamente le faltaban las bambas”.

Terelu Campos tampoco se libró de las malas opiniones por su elección para la boda de su amigo Raúl Prieto. La hija de María Teresa Campos se decantó por un vestido largo de color rosa fuerte, con flecos en la terminación del vestido y en las mangas. Un diseño que no le sentaba bien a su figura y que le hacía parecer mayor. Además, Terelu Campos pecó de exceso de complementos: pulseras, anillos, reloj y pendientes largos que recargaban su look. Sus seguidores le reprocharon que llevara “demasiados adornos” y que se marcara “la zona del estómago”.

“Con todo el respeto, ese vestido no te favorece”, “Se lleva el naranja, se llevan las lentejuelas, se llevan las plumas, pero todo a la vez no. Por favor, alguien que la asesore con cariño”, “¿Era una fiesta de disfraces? Si es así, vas perfectamente disfrazada de bombona de butano”, fueron algunos de los comentarios que recibió.

El “florón” de Rocío Carrasco.

Pero Belén Esteban y Terelu Campos no fueron las únicas invitadas que causaron controversia por sus looks. Otras famosas como Emma García, Rocío Carrasco o Alejandra Rubio también recibieron comentarios sobre sus vestidos. En el caso de la hija de Rocío Carrasco, íntima amiga de la pareja y madrina del enlace, muchos de sus seguidores criticaron duramente en las redes sociales su elección.

La hija de Rocío Jurado sorprendió con un look muy arriesgado y personal, que no dejó indiferente a nadie. Se trataba de un vestido exclusivo diseñado por su amigo José Perea, que combinaba una falda metalizada con un escote halter que resaltaba su silueta. Pero lo que más llamó la atención fue el enorme adorno floral que lucía en el hombro derecho.

Era una flor roja tan grande que casi le tapaba la cara y le dificultaba el movimiento. Sin duda, una elección muy atrevida que reflejaba el carácter rebelde y desafiante de la antigua colaboradora de Telecinco, que se reencontró con muchos de sus excompañeros en la boda. No era la primera vez que Carrasco apostaba por el rojo para acompañar a sus amigos en su gran día. El día anterior, en la fiesta de preboda que tuvo lugar en el embarcadero de la Torre del Oro, también eligió este color para su vestido.

@semana_revista Los looks más impactantes de la boda de Raúl Prieto y Joaquín Torres #Sevilla #LosMorancos #WeddingDay ♬ Sevilla Tiene un Color Especial – Los Del Rio

Las redes sociales no tardaron en hacerse eco del estilismo de Carrasco y no fueron precisamente benevolentes con ella. Muchos usuarios criticaron el tono metalizado de la falda y el desproporcionado tamaño de la flor, que consideraron un exceso. Algunos comentarios fueron muy duros y calificaron el look de Carrasco como “horrible”, “ridículo” o “desastroso”.

Otros le buscaron parecidos razonables con personajes como “Pájaro loco” o “bola de discoteca”. Lo cierto es que el outfit de Carrasco ha sido uno de los más comentados y polémicos de toda la boda, pero también uno de los más fieles a su personalidad.