Los concursantes de ‘Masterchef’ rompen su acuerdo con el programa y denuncian públicamente el “tongo” de Luca

Agria polémica en el talent de TVE.

‘Masterchef 11’ está llegando a su recta final y cada vez son menos los aspirantes que quedan en el talent culinario de TVE. Sin embargo, esta edición no solo se está jugando en los fogones, sino también fuera de ellos. Y es que el programa ha estado salpicado por las polémicas, los enfrentamientos y las acusaciones de tongo que han afectado a algunos de sus participantes. Uno de los más señalados ha sido Luca Dazi, el joven tiktoker que se ha ganado el favor del jurado y el rechazo de muchos compañeros y espectadores.

Luca Dazi es un creador de contenidos que cuenta con más de 600.000 seguidores en Tik Tok. Saltó a la fama por sus vídeos humorísticos en los que presumía de su vida lujosa y caprichosa junto a su prima Martina. Entre sus anécdotas más virales se encuentran recibir un iPhone 14 por aprobar un examen de matemáticas, regalar otro a su hermana pequeña o grabar la canción ‘Pillan a Lola Lolita fumando en un bar’.

Su tarjeta de presentación en ‘Masterchef 11’ fue un bacalao confitado con cebolla caramelizada y espárragos escaldados, un plato que le valió el pase al programa tras recibir el sí de Samantha Vallejo-Nágera y Pepe Rodríguez, pero el no de Jordi Cruz.

Las acusaciones de “enchufe”.

Desde entonces, Luca ha mostrado una evolución irregular en el concurso, alternando platos aceptables con otros muy simples y poco elaborados. A pesar de ello, el jurado ha alabado su creatividad, su sabor y su actitud, mientras que sus compañeros han criticado su falta de técnica, de lógica y de esfuerzo. Algunos de ellos, como Jotha o Álex, han expresado su malestar en redes sociales, donde han insinuado que hay un trato de favor hacia Luca y han puesto en duda la calidad de sus platos.

Pero lo que ha desatado la indignación generalizada ha sido el programa 19, emitido el pasado 29 de mayo, cuando Luca presentó un plato con un puré de calabaza como acompañamiento. No era la primera vez que lo hacía, ya que en el programa 11 también optó por esta opción para acompañar una carrillera.

Esta elección le permitió salvarse de la eliminación, mientras que otros aspirantes con propuestas más arriesgadas y complejas tuvieron que colgar el delantal. Fue el caso de Marta, que se despidió por segunda vez del programa tras haber regresado gracias a una repesca.

Los espectadores no han quedado conformes con la trayectoria de Luca y han manifestado su descontento en las redes sociales con el hashtag #TongoMasterChef. Muchos de ellos han acusado al programa de tener un guión prefijado y de mantener a Luca por interés mediático o por algún tipo de enchufe.

Y es que según se ha podido saber, el padre de Luca es Alberto Dazi, director general de Ofisfrade en Barcelona, que es la empresa que se encarga de distribuir alimentos para establecimientos como El Corte Inglés, que como es sabido, es patrocinador oficial de ‘MasterChef’. Esta conexión ha levantado muchas sospechas entre los seguidores del programa, que recuerdan casos similares como el de Juana en la octava edición, que resultó ser la portera de Huga Rey, estilista del concurso, además de la hermana de Macarena Rey, la Ceo de la productora del espacio, Shine Iberia.