Las declaraciones de Ana Obregón sobre el nuevo hermano de su nieta Ana Sandra que han dejado a todos sin palabras

«Es un milagro de verdad».

La presentadora Ana Obregón ha vuelto a posar en traje de baño para la revista ¡Hola!, pero esta vez no lo ha hecho sola, sino acompañada de su nieta, Ana Sandra, hija biológica de su hijo fallecido Aless Lequio. La pequeña, que nació el pasado mes de marzo en Miami, ha llenado de alegría y esperanza a su abuela, que ha pasado unos años muy duros tras la pérdida de su hijo y de sus padres.

Ana Obregón ha elegido Mallorca, su destino habitual de vacaciones, para pasar el primer verano con Anita, a la que llama «princesa» y «milagro». La presentadora ha confesado que tenía miedo de volver a la casa familiar, «El Manantial», por el dolor que le suponía recordar a los que ya no están, pero que gracias a su nieta ha podido superar ese temor.

«Si Anita no existiera, yo ya no habría vuelto a ‘El Manantial’. Nunca jamás. Hubiera sido imposible estar aquí en su ausencia, con tanto dolor. Pero en cambio mira, aquí estoy con esta princesa que es una bendición, un milagro de verdad», ha declarado Ana Obregón a la revista ¡Hola! Además, la actriz ha asegurado que Anita se parece mucho a Aless y que está creciendo muy rápido.

También ha contado que la niña tiene muchos tíos y primos que la quieren y la cuidan, y que no le va a faltar nunca nada. Ana Obregón ha hecho caso omiso a las críticas y al debate que se generó cuando se supo que iba a ser madre-abuela a los 68 años. «Tiene tíos y primos que vienen a verla a casa, que están enamorados de ella. Y ya dos primitos y los que vengan… porque, claro, sus tíos están todos entre los 15 y los 28 años. ¡Imagínate! A esta niña no le va a faltar nunca ni amor, ni dinero, ni nada de nada. Va a ser muy querida por toda la familia, que somos una piña. Y me gusta que la gente lo vea, porque en su momento se levantó mucha polémica con todo esto. Pero cuando vean lo bien que está esta niña, seguro que cambian de opinión», ha afirmado.

Ana Obregón también ha revelado algunos detalles sobre el bautizo de Anita, que se celebrará en septiembre en Madrid. La presentadora ha elegido como madrina a su sobrina Celia, que era como una hermana para Aless y que está encantada con su sobrina-nieta. Además, Ana Obregón ha dejado claro en su testamento quién se hará cargo de Anita cuando ella falte.

«Ya tengo escrito en mi testamento quién va a cuidar de Anita cuando yo no esté. Va a ser Celia, mi sobrina. Celita era como la hermana de Aless y está enloquecida con Anita. Ya lo he hablado con ella y le he dicho: ‘Ya está en el testamento: cuando yo no esté, tú vas a cuidar de Anita’. Mi sobrina Celia tiene 30 años. Va a cuidar perfectamente de Anita cuando yo ya no esté. Además, va a ser su madrina de Bautismo», ha explicado.

Por último, Ana Obregón se ha referido al padre biológico de Anita, Alessandro Lequio, con quien mantiene una buena relación por el recuerdo de su hijo. Sin embargo, el colaborador televisivo aún no ha conocido a la pequeña ni parece tener intención de hacerlo. «Mira, yo siempre digo lo mismo: por nuestro hijo vamos a estar juntos siempre. Que él tome la decisión de no ver a Anita, pues que no la vea, no me importa, sus motivos tendrá, yo ahí no entro. Pero sé que cuando la vea se va a derretir, porque es idéntica a Aless», ha comentado Ana Obregón.

Las declaraciones de Ana Obregón sobre el nuevo hermano de su nieta.

Desde que naciera Ana Sandra, muchos se han preguntado si Ana Obregón sería capaz de pasar por el mismo proceso para darle un hermano. De hecho, se ha llegado a pronunciar al respecto. La actriz y presentadora sorprendió a todos al afirmar que no descarta la posibilidad de tener otro hijo con el esperma congelado de su hijo Aless Lequio, fallecido en 2020.

Ana Sandra fue concebida mediante una fecundación in vitro con el material genético del joven: Ana Obregón ha adoptado legalmente a la pequeña, que es su nieta y su hija a la vez. Pero desde el principio llamó la atención es la hipótesis que lanzó en una de sus declaraciones, en la que no cerró la puerta a volver a utilizar los espermatozoides congelados de su hijo para engendrar una nueva criatura que sería hermano de su nieta e hijo de su hijo.

La actriz respondió a esta cuestión en ‘El programa de Ana Rosa’, el espacio matinal de Telecinco que le dedicó un amplio reportaje. “Mi corazón está lleno de colores”, dijo Ana Obregón al equipo del programa, recordando el dolor por la ausencia de su hijo, pero también la alegría por el nacimiento de su nieta. Al ser preguntada por la posibilidad de tener otro hijo con el esperma de Aless, Ana Obregón dejó el interrogante abierto.

“Vamos a ver… poco a poco”, dijo. Unas palabras que dejaron a todos en shock y en las que muchas personas todavía piensan cada vez que hay una actualización sobre el estado de Ana Obregón y la pequeña Ana Sandra. ¿Volverá a sorprendernos a todos con el anuncio de un nuevo hermano para su nieta?