La niña de dos años que ha fallecido ahogada en una piscina por un despiste más habitual del que creemos

Anuncios

Trágico suceso.

La muerte de una persona muy joven es siempre una tragedia difícil de asimilar, más aún cuando se produce por una causa tan fortuita como un ahogamiento. La sociedad otureña se ha volcado con la familia de la niña, que tendrá que afrontar el duro golpe de perder a su hija.

Anuncios

La localidad granadina de Otura vive momentos de dolor y tristeza por el fallecimiento de una niña de dos años que se ahogó en una piscina el pasado jueves. El suceso ha causado una gran consternación entre los vecinos, que han expresado su solidaridad y apoyo a la familia de la pequeña.

Así sucedió todo.

Los hechos ocurrieron sobre las 20:30 horas, cuando los padres de la niña se percataron de que había caído a la piscina y no respiraba. Desesperados, pidieron ayuda a los bomberos y la Policía Local, que se encontraban cerca del lugar apagando un incendio en la carretera GR-3301.

Anuncios

Los bomberos no dudaron en acudir al rescate y practicaron las maniobras de reanimación cardiopulmonar a la menor, mientras que la Policía Local solicitó al 112 la asistencia sanitaria urgente. Una UVI móvil del 061 trasladó a la niña a un centro hospitalario, donde finalmente falleció.

El alcalde de Otura, Nazario Montes, ha manifestado su pesar por lo ocurrido y ha declarado el luto oficial en el municipio, bajando las banderas a media asta. Asimismo, ha ofrecido la Biblioteca Municipal como tanatorio provisional, ya que el nuevo está en obras, para que los familiares y amigos puedan velar el cuerpo de la niña.

Anuncios

Montes ha destacado la “gran asistencia” de personas que han querido acompañar a la familia en estos difíciles momentos y ha mostrado el “apoyo” de toda la Corporación municipal. También ha agradecido la labor de los bomberos, la Policía Local y los servicios sanitarios.

Anuncios

El Centro Infantil Oturitos, donde estaba matriculada la niña, ha emitido un comunicado expresando sus condolencias y enviando “abrazos” a los padres y hermanos de la pequeña. El centro ha recordado a la niña como una alumna “alegre, inquieta y con una preciosa sonrisa”.

Anuncios