Giro en el caso. Un tatuaje es el motivo por el que Dani Alves tiene muy complicado salir de prisión

Cada vez conocemos mas detalles sobre la situación procesal de Dani Alves.

La situación que se ha generado en torno a lo que se ha dado en llamar el ‘caso Alves’ no ha parado de evolucionar desde que el brasileño aterrizase en España. El mismo viernes, el futbolista fue puesto a disposición judicial y pasó a prisión preventiva sin fianza. El sábado, el diario ‘El Periódico’ dio a conocer el testimonio de la joven de 23 años, la denunciante que presuntamente fue víctima de violación por parte de Alves.

Los últimos acontecimientos han llevado a un cambio de situación en el caso de la agresión sexual de Dani Alves. Según fuentes judiciales, la víctima aportó un detalle importante en su declaración al Juzgado de Instrucción 15 de Barcelona: la presencia de un tatuaje en forma de media luna en el abdomen del jugador, que fue visible durante la relación no consentida. Esto fue un punto clave a la hora de emitir un auto de prisión provisional.

Alves fue llamado a declarar y, según la juez, cambió su versión tres veces durante su testimonio. Inicialmente, dijo que estaba sentado en la taza del váter cuando ella entró y se le abalanzó encima. Luego, admitió que se había levantado y que la víctima había visto el tatuaje. Finalmente, sostuvo que la relación fue consentida.

La familia del jugador ahora está buscando un nuevo abogado con el objetivo de que vuelva a declarar. La defensa trabaja para presentar un recurso de apelación contra el auto de prisión y pide que se cambie la medida por otra menos gravosa, como prohibición de salir del país o una fianza. Sin embargo, esta posibilidad es complicada debido a la rescisión de su contrato con Pumas.

La juez quiso conocer cuanto ganaba y él señaló que eran 30.000 euros al mes. No obstante, la magistrada le hizo notar que su contrato especificaba que su salario era de 300.000 euros al mes. Por lo tanto, los abogados podrían apelar a una instancia superior para intentar cambiar la decisión del juez de instrucción, aunque es probable que desde el viernes mantenga la misma decisión y emita una orden de prisión provisional. La Audiencia de Barcelona podría ser una de las instancias a las que acudir en primer lugar para intentar revertir la situación.