«Estamos solos»: Un niño de trece años intenta dos veces quitarse la vida ante el acoso que sufre en el colegio

«No aguanto más mi vida, no quiero vivir más».

Un pequeño tiene trece años y lleva sufriendo acoso escolar durante tres años consecutivos. Las agresiones vejatorias han sido de tal intensidad que ha llevado al niño a intentar el suicidio en dos ocasiones.

Su madre ha contado a los medios que han tenido que cambiar de colegio tres veces para encontrar un ambiente más seguro, pero incluso así, los problemas no han desaparecido por completo. Las agresiones se han trasladado al barrio en el que viven, y el niño sigue sufriendo los efectos de un acoso que no cesa.

El programa ‘Ya es mediodía’ nos mostró unas espeluznantes imágenes del pequeño. En ellas se puede ver que el niño ha sido brutalmente golpeado en varias ocasiones, y para agravar aún más la situación, se le ha pintado el cuerpo con palabras ofensivas.

@elicebergdelbullying #viral #canarias #educacion #acoso #bullying #niunamenos #yanoestássola #StopBullyingForKira @ANNARCE @murosvilches4 @stop suicidios @aliciaricoforte @Arantxa Delgado @Mifamiliadepapel @Sheila Sanchez ♬ sonido original – el iceberg del bullying

Por si esto fuera poco, se escuchan algunos audios en los que el menor muestra su desesperación diciendo: «No aguanto más mi vida, no quiero vivir más (…) Siempre lo mismo, ya estoy cansado de todo». Incluso se niega a ir al colegio a pesar de que su madre le promete esperarle y recogerle allí. Esta situación nos muestra el alcance que tienen los malos tratos a menores de edad.

La madre del niño aseguró que las instituciones le dieron la espalda durante años.

María, el nombre con el que Joaquín Prat ha identificado a la madre del menor, nos ha contado que lleva mucho tiempo luchando por una solución a este problema. Tras ver el reportaje, la Fiscalía de Menores se ha puesto en contacto con ella para intentar resolverlo. La identidad de la madre del menor se ha mantenido en secreto para protegerles.

María lamentó que ninguna institución les había hecho caso: «Son dos años que hemos luchado con esto en el cual ni Educación ni Fiscalía ha puesto remedio, en el cual el niño tiene secuelas, han tenido dos intentos de suicido», se quejó.

Tras muchos intentos de proteger a su hijo de las agresiones que sufría en el colegio, una inspectora les recomendó cambiar de centro educativo, algo que hicieron hasta en dos ocasiones. Sin embargo, el problema se trasladó a su barrio. La madre se siente desesperada, ya que nadie les escucha. «Estamos solos, nos están dando la espalda ¿Para qué existe una protección del menor? Si nadie nos escucha, estamos hablando de la vida de un niño de trece años que tiene que ser feliz y ser un niño».