El oscuro secreto sobre Shein que ha sido develado por una cámara oculta, no querrás volver a comprar allí

Anuncios

Las imágenes sacan las vergüenzas a la multinacional china.

Desde que llegó a la industria del lowcost, Shein ha conquistado el mercado. Si lo comparamos con multinacionales como Inditex y H&M, el gigante chino ha superado con creces el valor de mercado de estas empresas. Con base en su éxito comercial en Internet, produce miles de piezas nuevas al día, y ahora está lanzando tiendas efímeras en las principales ciudades del país.

Anuncios

No había llegado la evidencia y la oscura realidad del funcionamiento de su cadena de producción hasta esta semana, a pesar de que ya se habían desvelado algunas de sus malas prácticas y se podía intuir las condiciones a las que sometía a sus trabajadores para obtener sus bajos precios.

A través de un documental emitido el pasado lunes en Channel 4, se ha desvelado la dinámica de producción de al menos una fábrica de Shein. Imán Amrani muestra a través de una cámara oculta cómo funciona la cadena de producción en 45 minutos.

Anuncios

«Aquí no existen los domingos».

Por lo que se ve en el documental, los trabajadores son obligados a trabajar jornadas de 18 horas con un sueldo de 600 euros. La interminable jornada diaria les obliga a ducharse o lavarse el pelo en la misma fábrica, y su salario se ve mermado cuando cometen un error. Uno de los trabajadores dice: «Aquí no existen los domingos».

Anuncios

Amrani declara en el video reportaje que pueden ver descontado hasta dos tercios de su salario si cometen fallos en alguna prenda, ya que algunos cobran por pieza producida. Cabe destacar que, a pesar de este entorno de trabajo deplorable, muchos Tiktokers e influencers colaboran todavía con la firma, que paga a estos «microinfluencers» con ropa y descuentos.

En respuesta a la emisión del documental, que ha producido una avalancha de comentarios y críticas desde al gigante chino, la empresa ha asegurado no ser consciente de las prácticas de esa fábrica en concreta. Como ocurre con muchas otras low cost, subcontratan el servicio. Según la empresa, este tipo de fábricas «violan los códigos de conducta» de Shein y «tomarán medidas» para paliar la polémica situación.

Anuncios