El aviso de Miguel de 87 años al bailar con su cita en ‘First Dates’: «Si me arrimo mucho, se me pone…»

Anuncios

Una entrada ‘dorada’

Manoli no llegó con las manos vacías a su cita en ‘First Dates’. Traía consigo un regalo especial para Carlos Sobera y su acompañante de la noche: “Es aceite de mi pueblo”, dijo, entregando el preciado líquido. La dama de Jaén comentó con el presentador su experiencia laboral en Madrid, donde su rol como compañía de un teniente coronel le enseñó valiosas lecciones de etiqueta y cortesía.

Anuncios

La Búsqueda de Compañía

A pesar de su extensa familia y cinco hijos, Manoli anhelaba la compañía que le faltaba. “Soy una mujer muy divertida y quiero a gente a su lado que esté contenta. A mí las penas no me gustan”, expresó con sinceridad.

Su esperanza se reflejaba en su cita de la noche, Miguel, un frutero jubilado cuya personalidad vibrante y chulería castiza le habían hecho famoso en los bailes de Madrid.

Anuncios

Un Encuentro de Almas

“Es muy bella”, confesó Miguel, impresionado por la elección del equipo de ‘First Dates’. La incredulidad se apoderó de Manoli al conocer la edad de su cita, 87 años, lo que llevó a Miguel a mostrar su DNI como prueba. “Si me quieres con 87, bien y si no, tú te lo pierdes”, bromeó, añadiendo que había dejado de fumar recientemente, lo que le daría una salida más saludable cuando llegara su hora.

Anuncios

La Conexión y el Humor

La conexión entre ellos era palpable; ambos viudos, compartían la ausencia de un compañero desde la pérdida de sus respectivas parejas. “Estoy sin echar un polvo, con las ganas que tengo…”, comentó Miguel con franqueza, a lo que Manoli respondió que el sexo no era tan importante para ella. «Llevo sin sexo dos años. Qué vamos a hacer. Nos consolaremos con el aceite de oliva», comentaba el madrileño.

Un Baile para Recordar

Cuando Miguel intentó un beso, Manoli prefirió seguir con el baile al son de un bolero de Julio Iglesias en el reservado del amor. En medio del baile, Miguel lanzó una advertencia juguetona: “Si yo me arrimo mucho a ti, se me pone…”, lo que provocó la risa de Manoli.

Anuncios

Al final de la velada, decidieron darse una oportunidad más allá del programa, sin importar la distancia entre Jaén y Madrid. «Parece la Venus de Milo. Es la mujer que ha entrado en mi corazón sin llamar al timbre», terminó admitiendo el soltero.

Anuncios