Desvelan las 4 costumbres que mas detestan los extranjeros cuando llegan a España

El choque cultural de los extranjeros en España

España es un país que atrae a millones de turistas cada año por su clima, su gastronomía, su historia y su diversidad. Sin embargo, también es un país que tiene sus propias costumbres y tradiciones que pueden resultar sorprendentes o incluso molestas para los visitantes de otras culturas. Estas diferencias pueden generar momentos de curiosidad, incomodidad o confusión entre los extranjeros que viajan a España.

En este artículo vamos a repasar algunas de las costumbres españolas que más chirrían a los extranjeros, según sus testimonios y experiencias. Algunas de estas costumbres son comunes en todo el territorio español, mientras que otras varían según la región o la comunidad autónoma. Lo que está claro es que España es un país con mucha personalidad y que no deja indiferente a nadie.

Comer y cenar tarde

Una de las primeras cosas que llama la atención a los extranjeros cuando llegan a España es el horario de las comidas. Los españoles suelen almorzar entre las 14:00 y las 16:00 horas, y cenar entre las 21:00 y las 23:00 horas. Esto contrasta con el horario habitual de otros países, donde se come alrededor de las 12:00 y se cena alrededor de las 18:00 o 19:00 horas.

Este horario tan tardío se debe en parte a la influencia histórica del huso horario de Alemania durante la dictadura de Franco, y en parte a la cultura social y laboral de los españoles, que suelen tener jornadas más largas y pausas más extensas. Además, los españoles suelen aprovechar las comidas para reunirse con familiares o amigos y disfrutar de una buena conversación.

Dormir la siesta

Otra costumbre muy española es la siesta, que consiste en dormir una breve cabezada después del almuerzo. La siesta tiene sus orígenes en la época romana y se practica en varios países mediterráneos y latinoamericanos. Sin embargo, en España es especialmente popular y se considera un hábito saludable para reponer energía y facilitar la digestión.

La siesta suele durar entre 15 y 30 minutos, aunque hay quien se excede y duerme más tiempo. Algunos extranjeros ven la siesta como una señal de pereza o falta de productividad, pero lo cierto es que varios estudios científicos han demostrado sus beneficios para la salud física y mental. Eso sí, la siesta también tiene sus inconvenientes, como el hecho de que algunos comercios o servicios cierren al mediodía por este motivo.

Saludar con dos besos

Los españoles son conocidos por ser personas cálidas, expresivas y cariñosas. Esto se refleja en su forma de saludar, que suele ser con dos besos en las mejillas, incluso entre desconocidos o personas que se acaban de conocer. Esta forma de saludo puede resultar extraña o incómoda para los extranjeros que provienen de culturas más reservadas o distantes.

Los besos no son reales, sino que se trata de acercar las mejillas y hacer un ruido con los labios. Además, el orden de los besos varía según la región: en algunas zonas se empieza por la mejilla derecha y en otras por la izquierda. Los hombres también se saludan con dos besos entre ellos en algunas comunidades autónomas, como Andalucía o Cataluña.

No quitarse los zapatos al entrar en casa

En muchos países del mundo es habitual quitarse los zapatos al entrar en casa, tanto por higiene como por respeto. Sin embargo, en España esta costumbre no está muy extendida y la mayoría de la gente entra en su casa y en la de otros con los zapatos puestos. Esto puede sorprender o molestar a los extranjeros que consideran que los zapatos ensucian el suelo o traen malas energías.

Los españoles no tienen ningún problema en entrar con los zapatos en casa, e incluso si quieren quitárselos suelen pedir permiso al anfitrión. Algunas posibles explicaciones para esta costumbre son el clima templado de España, que hace que los zapatos no estén tan sucios como en otros lugares; o el hecho de que muchas casas tienen suelos de baldosas o mármol, que son más fáciles de limpiar que las alfombras o la madera.