Violan y torturan a una niña de 14 años como venganza por romper un cigarrillo electrónico

Una niña de 14 años fue secuestrada, violada y torturada, a pleno luz del día el pasado 22 de julio, como castigo por negarse a reparar el cigarillo electrónico de otra adolescente, el cual costaba algo más de cuatro euros.

El cruel acto de venganza fue llevado por Paulina K., una mujer de 39 años, dueña del aparato electrónico, junto a cuatro adolescentes, quienes raptaron a la menor en un supermercado de la ciudad de Poznań (Polonia), y la introdujeron a la fuerza en un turismo BMW con el que la llevaron a un sitio apartado para ejecutar su terrible castigo.

Una vez llegaron al lugar, la raparon parte de la cabeza y sus cejas con una afeitadora, la apagaron cigarrillos encendidos en su piel, la desnudaron y uno de los adolescentes, un varón de 17 años, Alan O., la violó mientras Paulina K. lo grababa con su móvil. Según el informe policial, ambos actuaron conjuntamente en la comisión del delito.

Los otros tres adolescentes que les acompañaban eran tres hijos menores de la mujer, un chico de 16 años, y dos niñas de 13 y 7 años, quienes se encuentran actualmente en un centro de acogida de menores, según fuentes judiciales.

El portavoz de la fiscalía añadió que había un testimonio de otro posible motivo para el salvaje rapto, el presunto hecho la víctima habría llamado «vulgar» a la sospechosa en un mensaje online. Paulina K. declaró en su versión de los hechos que quería castigar a la adolescente.

La crueldad del suceso ha conmocionado a todo el país, donde el propio fiscal del caso ha declarado públicamente que «no recuerda un trato tan deshumanizado» en sus veinte años de carrera profesional.