Una mujer mata a su marido con agua hirviendo tras enterarse de que violaba a sus hijos

Una madre de 59 años ha sido sentenciada a cadena perpetua por matar a su esposo con una mezcla de agua hirviendo y azúcar después de enterarse de que había agredido sexualmente a sus dos hijos en común durante toda su niñez.

Corinna Smith, de Neston (Reino Unido), vertió el líquido caliente sobre Michael Baines, de 80, mientras éste dormía en su cama. La mezcla no fue preparada por casualidad, el azúcar “hizo que el líquido fuera más viscoso, espeso y pegajoso, de modo que se quedaba en la piel y causaba un mayor daño”, según explicaron los fiscales durante el juicio.

Su hija le contó días antes del suceso a su madre que su padre, Baines, había abusado sexualmente de ella y de su hermano “durante muchos años cuando eran niños”. El hermano, Craig, se suicidó en 2007 y había sido encarcelado por agresión.

Corinna confesó que actuó enfurecida tras enterarse del comportamiento del presunto pederasta y, como venganza, decidió mezclar dos hervidores de agua con tres bolsas de azúcar antes de atacarlo mientras dormía.

Cinco semanas después del ataque, el hombre, que sufrió quemaduras en más de un tercio de su piel, acabó falleciendo en el hospital tras haber recibido múltiples cirugías e injertos.

Los fiscales dijeron ante tribunal en el juicio que no podían demostrar las acusaciones de abuso sexual contra Baines debido a la cantidad de años que habían pasado desde los hechos, pero estipularon que Corinna estaba convencida que las acusaciones eran ciertas cuando le atacó mortalmente.

La mujer admitió que era culpable de homicidio involuntario debido a la pérdida de control tras conocer los deplorables actos contra sus hijos, sin embargo, el jurado la acabó condenando por asesinato en el juicio. Smith deberá cumplir al menos 12 años en prisión antes de poder solicitar la libertad condicional.