Una menor de 13 años recibe una brutal agresión grupal en una playa de Tenerife a plena luz del día

Una menor de 13 años caminaba junto a dos amigas el pasado sábado 4 de junio en la Playa de Las Teresitas en Santa Cruz de Tenerife, cuando fueron obstaculizadas por un numeroso grupo de jóvenes que también se encontraba en el lugar, y que terminaron por agredir brutalmente a la niña a plena luz del día.

Al llegar las 3 amigas al punto donde se encontraba el amplio grupo de chicas y chicos, la menor fue increpada por ellos y cuando intentó abandonar la playa para no meterse en problemas, los agresores se acercaron a ella y le quitaron las chanclas y la toalla para que no pudiera marcharse, según informa el medio El Digital Sur.

En ese momento comenzó la grabación en vídeo de móvil por parte de los agresores, quienes dieron inicio a la pelea mientras que se visualizaba cerca de siete jóvenes más alrededor, entre ellos varios varones agrediendo a la joven hasta tirarla al suelo a puñetazos y empujones.

Aunque la playa estaba llena de gente a esa hora de la tarde, nadie intervino para poner fin a la pelea, ni los que formaban parte del grupo de agresores, ni el resto de bañistas que se encontraban cerca, hasta que llega un hombre con un palo a separar y detener los golpes después de pasar al menos un minuto de agresiones constantes.

En las imágenes difundidas en redes sociales, y que la propia familia de la víctima ha querido publicar, se observa cómo un grupo de chicas formado por al menos siete jóvenes, agarran del pelo a la menor de 13 años hasta que a base de golpes, tirones de pelo y empujones logran tirarla al suelo.

Una vez sobre la arena, se desata toda la furia de las agresoras que empiezan a darle patadas por todas partes del cuerpo, incluída la cabeza. Se suben encima de las costillas y el estómago mientras una de ellas continúa agarrada a ella en el suelo golpeándola con sus puños. Hasta que interviene el bañista antes referido a separar.

La menor acudió al hospital donde fue atendida por diversas contusiones en costillas, cara y cabeza así como pérdida de pelo en diferentes partes de la cabeza. Aunque, según comentan sus familiares, se encuentran más preocupados por su estado anímico tras la multitudinaria paliza sufrida y que la hubieran publicado, además, en redes sociales.

Al día siguiente de la agresión, la familia de la menor con sus partes de lesiones, acudió a comisaría para formalizar la denuncia, tal y como le habían indicado los agentes de Policía quienes, supuestamente, habrían identificado ya a parte de las agresoras, todas ellas también menores de entre 15 y 17 años.