Un hombre llama a la Policía por lo que le cobraron por un café y multan a la cafetería con 1.000 euros

Los agentes multaron a la cafetería con 1.000 euros.

¿Sabes cuánto vale un café? Puede que pienses que la pregunta depende de muchos factores. Ha vuelto a ponerse sobre la mesa el debate sobre el precio que tiene, o que debería tener, esta bebida, una de las más consumidas en todo el mundo.

La sociedad demanda café en bares y restaurantes de todo el mundo, pero no es habitual que suceda lo que hizo nuestro protagonista. Este hombre entró en una cafetería, pidió un expreso descafeinado, y le cobraron por él 2 euros. No parece un precio excesivo, pero el descontento de este cliente fue tal que decidió llamar a la Policía.

Tras la llegada de los agentes, el establecimiento fue sancionado con una multa de 1.000 euros. El motivo de dicha multa fue que, efectivamente, y como había indicado el cliente, en ningún soporte físico se especificaba el precio del café.

La cafetería pertenece al maestro cafetero italiano Francesco Sanapo.

El establecimiento, el Ditta Artigianale, está situado en la ciudad italiana de Florencia. Es muy popular, ya que está regentando por el maestro cafetero Francesco Sanapo, pero efectivamente no tenía el precio a la vista.

Debido a la pandemia del coronavirus, la carta de precios se encontraba de manera digital, y para acceder a ella hacía falta escanear un código QR. Sin embargo, el cliente denunció que a diferencia de los cafés, los precios de otros productos sí estaban a la vista.

Francesco Sanapo, ganador de cuatro campeonatos de baristas profesionales en su país, pagó la multa. Asegura que no reclamó nada a los agentes ni tampoco al cliente insatisfecho. Sin embargo, sí mostró su descontento con lo ocurrido a través de un vídeo en Instagram, donde cuenta con más de 14.000 seguidores.

«Una persona se molesta si paga dos euros por un descafeinado (proceso de extracción de agua) de una plantación mexicana preparado muy profesionalmente por mis baristas», escribió Sanapo aludiendo a la calidad del café que sirve en su establecimiento así como a la profesionalidad de los trabajadores que lo preparan.

«La idea de que este hombre se pasee ahora orgulloso de sí mismo, creyendo que ha dado una lección, que ha hecho justicia, no me gusta nada», dijo Sanapo. A través de la red social pidió «ayuda» para que este tipo de situaciones no vuelvan a ocurrir.

¿Precio justo por un café de calidad o robo?

Muchos apoyaron al maestro cafetero, pero también otros le criticaron por el elevado precio del café, considerando que es «un robo».