Un hombre hizo cavar su propia tumba a su amigo antes de matarle por haber abusado de su hija

Un hombre se encontraba bebiendo y charlando con su amigo de toda la vida, cuando, de manera accidental, vio imágenes en su teléfono móvil en las que aparecía violando a su hija. El padre de la menor se enfrentó de inmediato al pedófilo, quien era un amigo cercano de la familia y había cuidado de su hija en varias ocasiones que aprovechó para abusar de ella.

Posteriormente, fuentes policiales confirmaron que en el móvil del difunto se encontraban también otros vídeos que mostraban abusos sexuales a otras niñas de 6 y 11 años, del mismo pueblo donde vivían, Vintai, situado en la región rusa de Samara.

Según la mujer de Vyacheslav, de 34 años, declaró a la policía, su marido le dio un ultimátum a su amigo, Oleg Sviridov de 32, entregarse a la policía y confesar lo sucedido, o suicidarse.

Pero esa misma noche, el padre de la niña llevo al agresor sexual por la fuerzo llevó finalmente a un bosque cercano con una pala y tras obligarle a cavar una tumba, se pelearon con cuchillos. Según contó previamente Vyacheslav en su versión a los investigadores, Sviridov acabó cayendo accidentalmente en la pelea sobre su propio cuchillo y se lo clavó él mismo.

El padre de la menor se encuentra ahora bajo arresto domiciliario en espera del juicio por presunto asesinato, y se enfrenta hasta a 15 años de cárcel si es declarado culpable.

Todos los vecinos de su localidad le apoyan incondicionalmente y le agradecen «haber salvado a nuestros hijos librándonos de un agresor sexual infantil» y han financiado colectivamente a un abogado para su defensa.