Traición definitiva. Ortega Cano ha puesto su casa conyugal a nombre de Gloria Camila

Ortega Cano allana el terreno para un mas que posible divorcio.

Aunque Ana María Aldón lleva poco tiempo trabajando en televisión, sabe mejor que nadie cómo funciona el negocio. Por ese motivo, recientemente tomó una decisión que sorprendió a propios y extraños, y pareció apartarse de todo. En ese momento, los seguidores de la mujer de Ortega Cano se hicieron muchas preguntas.

Nadie sabía dónde estaba, ni si había roto con su representante, o si volvería a su puesto de trabajo en Telecinco. Finalmente, se descubrió el misterio: Alexia Rivas fue la encargada de confirmar que por orden médica Ana María no solo tiene que alejarse de los medios de comunicación y de su trabajo, sino que le han prescrito reposo absoluto hasta finales de mes.

“Está en reposo absoluto hasta finales de mes, tiene que estar en la cama hasta finales de mes por prescripción médica”, contó Rivas, que también explicó que la mujer del torero “tiene que estar lejos del móvil y no responde a las llamadas”. Por tanto, Ana María Aldón cogió una baja laboral mientras los medios de comunicación especulaban sobre su estado y su futuro con José Ortega Cano.

La separación oficial puede producirse en cualquier momento.

Ahora, todo parece más claro y la separación oficial puede producirse en cualquier momento. La pareja está intentando no coincidir en su casa de Madrid ni en el apartamento que tienen en Costa ballena: «Cuando uno llega el otro ya se ha ido, hacen lo imposible para no estar juntos».

Ahora, un movimiento de José Ortega Cano pare haber precipitado todo, ya que el diestro ha decidido que sea Gloria Camila la que gestione los bienes del torero: «Ana María quiere estar segura de que su hijo tenga un buen futuro y no se vea perjudicado si en la herencia de su padre no sale bien parado».

El poder que Ortega Cano le habría concedido a su hija para controlar el futuro sus bienes ha puesto en alerta a Ana María, ya que la hija del torero saldría más beneficiada en el reparto de la herencia a la muerte del diestro.

Ortega Cano ha puesto su casa conyugal a nombre de Gloria Camila.

Ayer, Terelu soltaba la bomba definitiva: «La decisión de Ortega Cano es poner la casa conyugal a nombre de Gloria Camila. Ana María Aldón siempre insiste en decir ‘la casa de su marido’ porque es consciente de que esa casa nunca va a ser para ella y su familia, sino para la otra parte», explica.

«Ana tiene una gran preocupación por el día que realmente se materialice esta separación por la persona que tienen que común. Aguantará lo que tenga que aguantar hasta que sepa en que condiciones va a quedar esta persona», desvela Borrego. «Yo creo que ella teme y está asustada por movimientos que puedan perjudicarla a ella como madre».