Spiriman recibe el golpe más duro en el momento clave de su tratamiento contra el cáncer

El médico Jesús Candel, popularmente conocido en redes como Spiriman y por estar al frente de la asociación Justicia por la paz, demandó a Rubén Sánchez, periodista y secretario general de Facua, reclamándole 39.000 euros por publicar informaciones sobre su actividad y por usar fragmentos de sus vídeos para «desmontar las falsedades difamatorias» contra él.

Este pasado lunes ha salido la sentencia definitiva sobre dicha demanda, donde Spiriman deberá de pagar, finalmente, 16.000 euros de las costas judiciales del proceso al considerar que el periodista publicó informaciones sobre la asociación de Candel, Justicia por la Sanidad, que «han resultado ser veraces y contrastadas».


El tribunal ha destacado el «evidente interés público» de las publicaciones de Sánchez, al tratar «las recomendaciones y afirmaciones opuestas» del doctor y youtuber respecto a la covid 19. La sentencia destaca el derecho a la libertad de información para justificar las informaciones del secretario general de Facua sobre la posición de Spiriman como vendedor de mascarillas, «cuando a la vez cuestionaba la compra de material sanitario por las administraciones públicas».

La Audiencia Provincial de Granada entiende que no da lugar la demanda que Candel, aludiendo a «la previa conducta del demandante como causa y provocación». Y tampoco encuentra ninguna vulneración del derecho al honor o a la propia imagen, como afirmaba el sanitario, quien en la actualidad se encuentra en tratamiento por cáncer

La sentencia explica, por último, como Candel pasó de mostrar una posición radicalmente contraria a las medidas sanitarias durante los primeros estadios de la pandemia a adoptar una postura «diametralmente opuesta», sin dejar de utilizar «el mismo lenguaje rotundo y tremendista». Y aunque califica la crítica de Sánchez como «corrosiva y mordaz», comenta que le ampara la libertad de expresión sobre un asunto relacionado con un hecho noticioso. Y más en concreto, sobre «la falta de rigor y de seriedad de las recomendaciones sanitarias de un médico en un tema tan delicado».