Shakira contrató a un detective hace un año y pilló a Piqué con Clara Chía: “Cayó en la trampa”

El programa televisivo ‘Cuatro al Día’, ha informado que la artista colombiana sospechaba desde hace tiempo de una posible infidelidad de su marido, el ex futbolista Gerard Piqué, y que por ello había contratado a varios detectives para espiarle tras diversos indicios en enero del 2022.

De acuerdo con los datos aportados por el programa, Shakira siempre estaba inquieta acerca de la frecuencia de los desplazamientos de su expareja durante sus viajes laborales y sus ocupadas noches. Dichas preocupaciones se agudizaron a principios de ese año cuando, según el programa, Piqué pasó más de dos semanas fuera de casa.

Durante 17 días claves, la cantante decidió contratar a un detective privado durante un viaje que realizaba a Estados Unidos. El experto realizó una vigilancia y le presentó una de las pruebas definitivas: las primeras fotografías de su exmarido con Clara Chía. Esta evidencia motivó a la cantante a sugerirle al padre de sus hijos que acudiese a terapia de pareja, con la ilusión de que el romance esa mujer de relaciones públicas de su empresa fuera nada más que un capricho sin relevancia.

Dicha propuesta fue rechazada por su marido, y ese habría sido el momento en el que Shakira se habría dado cuenta de que se marcaba un antes y un después en su relación, con Piqué marchándose a su piso de soltero.

El pasado mes de mayo, el deportista regresaba a su hogar con su familia, pero tan solo un mes después, la cantante decidió renunciar a la reconciliación tras certificar que el romance paralelo de Piqué no se iba a concluir, al enterarse del ‘incidente de la mermelada’. Por consiguiente, en junio, la pareja anunció su divorcio tras 12 años de matrimonio y dos hijos en común.

“Independientemente de cómo terminaron las cosas o cómo nos sentimos Gerard y yo como ex pareja, él es el padre de mis hijos. Solo puedo decir que puse todo lo que tenía en esta relación y en mi familia”, dijo Shakira tras su separación, tras más de seis meses desde que se hubiera enterado de los primeros indicios de infidelidad de su ex.