«¿Se puede ser más patético?» La última decisión de Vilda con que la que cae todavía mas bajo, si es que era posible

«Condeno sin paliativos cualquier actitud machista», afirma el seleccionador.

El fútbol femenino español vive un momento histórico tras proclamarse campeón del mundo por primera vez en su historia, al derrotar a Inglaterra en la final disputada el pasado fin de semana. Sin embargo, la alegría de las jugadoras y el cuerpo técnico se ha visto ensombrecida por la polémica actuación del presidente de la Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales.

Así lo ha expresado el seleccionador nacional femenino, Jorge Vilda, que tras una semana de apoyo ha mostrado ahora su decepción por la actitud de Rubiales, que según él, ha perjudicado el triunfo histórico del fútbol femenino español. En un comunicado enviado a la Agencia EFE, Vilda ha declarado: “Lamento profundamente que la victoria del fútbol femenino español se haya visto perjudicada por el comportamiento impropio que nuestro hasta ahora máximo dirigente, Luis Rubiales ha realizado y que él mismo ha reconocido”.

Vilda no ha entrado en detalles sobre lo ocurrido, pero ha asegurado que ya ha trasladado sus reflexiones a Rubiales y a su sustituto interino, el vicepresidente de la RFEF Pedro Rocha, al que le ha pedido que apoye el proyecto del fútbol femenino.

“Mi labor como seleccionador nacional femenino y director deportivo de las selecciones femeninas siempre ha estado orientado a conseguir éxitos deportivos, pero también a promover iniciativas que fomentan la inclusión, el respeto y la equidad. La consecución del Campeonato del Mundo Femenino y los éxitos logrados en categorías inferiores, son el reflejo del trabajo que se ha realizado desde la Federación que apoya de forma indiscutible el deporte femenino”, ha concluido Vilda.

El comunicado al completo:

«Los acontecimientos sucedidos desde que España ganó por primera vez en su historia la Copa del Mundo Femenina y hasta el día de hoy han sido un auténtico despropósito y han generado una situación inaudita, empañando un triunfo merecido de nuestras jugadoras y de nuestro país.
Lamento profundamente que la victoria del fútbol femenino español se haya visto perjudicada por el comportamiento impropio que nuestro hasta ahora máximo dirigente, Luis Rubiales ha realizado y que él mismo ha reconocido.

No cabe duda de que es inaceptable y no refleja en absoluto los principios y valores que defiendo en mi vida, en el deporte en general y en el fútbol en particular.
Condeno sin paliativos cualquier actitud machista, alejada de una sociedad avanzada y desarrollada.
Se ha generado un clima a todas luces indeseable, alejado de lo que tendría que haber sido una gran celebración del deporte español y del deporte femenino.

A tal efecto le he trasladado el contenido de estas declaraciones al presidente actual de la RFEF y al hasta ahora máximo dirigente Luis Rubiales.
Mi labor como Seleccionador Nacional Femenino y Director Deportivo de las Selecciones Femeninas siempre ha estado orientado a conseguir éxitos deportivos, pero también a promover iniciativas que fomentan la inclusión, el respeto y la equidad.

La consecución del Campeonato del Mundo Femenino y los éxitos logrados en categorías inferiores, son el reflejo del trabajo que se ha realizado desde la Federación que apoya de forma indiscutible el deporte femenino.
Reitero mi compromiso inquebrantable con la promoción de un deporte que sea un modelo de igualdad y respeto en nuestra sociedad».