«Se pinchaba delante de mi» Tamara Gorro, sin filtros, desvela el capítulo más crudo de su vida

Duros momentos para la influencer.

Tamara Gorro siempre se ha caracterizado por compartir gran parte de su día a día con su «familia virtual». La influencer hace partícipe a sus seguidores tanto de los aspectos más positivos de su vida, como de los más duros.

Con ellos celebra sus alegrías, como fue la compra de una autocaravana el pasado mes de diciembre. Un regalo que quiso hacerse a sí misma y a sus hijos, Shaila y Antonio, ya que a los tres les encanta hacer viajes juntos y estar en contacto con la naturaleza.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Tamara Gorro (@tamara_gorro)

Sin embargo, aunque Tamara Gorro siempre se ha caracterizado por emanar felicidad por todos los poros de su piel, de un tiempo a esta parte la vida de la extronista de Mujeres y hombres y viceversa ha cambiado drásticamente. La segoviana anunció a finales del año pasado la inesperada ruptura con Ezequiel Garay, el que ha sido su marido desde 2012.

El exfutbolista argentino es el padre de sus dos hijos, Shayla que nació por gestación subrogada en 2015 y Antonio, el hijo biológico de cuatro años de la ambos. Además, la modelo ha confesado no estar atravesando un buen momento y ha hablado abiertamente de los problemas de salud mental que sufre.

Ella puso nombre a la dura enfermedad contra la que lucha cada día: Depresión con trastorno de ansiedad. A finales de 2021 la influencer desvelaba que estaba pasando uno de los peores momentos personales de su vida e hizo saltar las alarmas entre sus seguidores de Instagram.

Tamara Gorro sufre depresión con trastorno de ansiedad mental.

La influencer confesó la enfermedad que padece tras unos comentarios negativos que recibió después de un reciente viaje a Estados Unidos. «Llevo varios días queriendo dar este mensaje pero no tenía fuerzas. Lo llevo aquí dentro y lo tengo que soltar», comenzó diciendo.

«La enfermedad contra la que estoy luchando la padecen millones de personas. Yo llevo un año y medio combatiéndola. Y ahora sí lo voy a decir, yo tengo el diagnóstico de una depresión con un grado bastante grave, con trastorno de ansiedad y ansiedad mental», confesó Tamara

«La depresión es una causa de muerte, yo me he tirado muchísimo tiempo en la cama, estoy en tratamiento psiquiátrico, al igual que muchísimas personas, y no ayudan nada ciertas cosas, que es el mensaje que quiero lanzar», dijo cada vez más enfadada.

La enfermedad le provocó una gran pérdida de peso.

La profunda depresión le hizo perder cerca de 12 kilos, un tema que le preocupa mucho y del que hizo participes a sus seguidores. En una ocasión, no se encontraba con fuerzas para nada y decidió acercarse a urgencias, donde ella misma compartió con sus fans que le estaban haciendo pruebas.

También hemos conocido más sobre la mostoleña a través del libro autobiográfico ‘Cuando el corazón llora’, en el se ahonda en su mas tierna infancia. En la publicación habló sobre el abuso sexual que sufrió en un campamento, con apenas nueve años, un hombre de su confianza se acercó a ella, le cogió con las manos por los dos mofletes y le acercó la cara hacia su boca.

«Yo no pestañeaba, vi que sus ojos se cerraban y que su boca se abría, sentí como su lengua entraba en mi boca. Una de sus manos comenzó a bajar por mi cuerpo, pasando mi pecho y llegando hasta mis partes, y ahí apretó fuerte», describía Tamara.

Otro de los grandes temas que está tratando su terapeuta durante estos meses de recuperación ha sido la relación con su padre, que falleció cuando tenía ocho años. En el episodio ‘Cuando el corazón llora’ desvela cómo las drogas provocaron una enrome grieta familiar insalvable que marcó su vida para siempre.

A pesar de que su entorno trató de que viera a su progenitor como «un hombre elegante, guapísimo, con educación, culto y trabajador», la realidad era totalmente distinta. Su madre se separó cuando ella solo tenía tres meses y delegó su crianza a los abuelos para intentar encauzar su vida laboral.

«Las drogas le enfermaron tanto que acabaron con él»

«Mi madre conoció a mi padre enfermo por culpa de las drogas. Estaba en un momento muy débil», detalla en su biografía. Su madre, con solo 19 años, intentó ayudarlo para salir de aquel pozo y tener una familia unida. Pero, aunque Javier Gorro se desintoxicó al nacer Tamara «una recaída bastante grave» marcó un punto de inflexión en su relación. «Mi madre incluso le vio un día pincharse delante de mí», desvela.