Se aprovechan y dejan sin nada una familia ucraniana minutos después de llegar a España

La policía ha acabado regalándoles 500€.

La situación de muchos refugiados en estos momentos es crítica. El éxodo de miles de ucranianos está provocando que los países europeos tengan problemas a la hora de poder acogerlos. Sin ir más lejos, el pasado sábado la ciudad de Berlín aseguró que está recibiendo hasta 11.000 refugiados ucranianos al día.

En España, la noticia negra del fin de semana es lo que le ocurrió a una familia ucraniana tras llegar a nuestro país. Estas personas, que huían de la guerra y sin destino final, fueron víctima de un robo en el área de servicio de Garrigàs, en Figueres, sentido Barcelona.

Hurto al «método peruano».

Los hechos ocurrieron a última hora de la noche del viernes al sábado cuando la familia estaba durmiendo en el vehículo después de repostar. Los ladrones utilizaron el conocido como «método peruano». Esta técnica consiste en pinchar las ruedas del coche, para luego aprovechar el momento de nervios, confusión y distracciones para llevar a cabo el hurto.

En este caso, mientras la familia descansaba en el interior del turismo, un coche se puso al lado y dos hombres empezaron a dar golpes en las ruedas. Este acto que alertó a la hija y a la madre, que comenzaron a gritar y, seguidamente, bajaron del coche.

Según fuentes de la Federación de Profesionales de la Seguridad Pública —FEPOL—, una vez fuera del coche, uno de los dos hombres comenzó a hablar con la madre para distraerle. En ese momento, el ladrón cogió el bolso con lo poco que tenían de su casa de Ucrania, dinero y joyas.

Recolecta económica.

Tras el incidente, los integrantes de toda la familia acudieron al centro de mando de los Mossos d’Esquadra en Figueres para prestar declaración y presentar la denuncia correspondiente. Los agentes de la policía autonómica decidieron hacer una recolecta de un total de 520 euros entre todos los compañeros con la finalidad de poder ayudarles en su viaje de huida.

Además, les ofrecieron comida, aunque tal y como contaron fuentes del SAP-FEPOL, no aceptaron ya que estaban «bastante afectados». Desde la Oficina de Atención al Ciudadano —OAC— se les ha informado de los siguientes pasos a seguir.

La familia fue dirigida a Barcelona, donde hay un gran centro de acogida. Una vez allí, se les dará alojamiento, asesoramiento y podrán llevar a cabo la tramitación de los papeles.