Rocío Jurado nunca podría perdonar lo que acaba de hacer su hermana Gloria

Siguen las rencillas familiares.

Si Rocío pudiera observando atentamente desde el más allá la evolución de su familia después de su fallecimiento en 2006, es probable que se quedara estupefacta al ver la guerra abierta familiar de su estirpe. Por un lado, está su hija, Rociíto, que después de años de silencio ha resurgido de sus cenizas para contar «su verdad» y hacer justicia con su pasado.

Por otro, Rocío Jurado tiene a sus hermanos, que junto con su segundo marido y su hija menor forman una piña enfrentada a Rociíto. Entre peleas en televisión y en los juzgados van pasando los años, mientras cada uno realiza los homenajes pertinentes a la artista de la familia.

Uno de los asuntos más recurrentes en los platós de Telecinco tiene que ver con la relación entre Rocío Carrasco y los Mohedano. Ahora, con motivo del aniversario del fallecimiento de Rocío Jurado, la familia volvió a reunirse en Chipiona para homenajear a la cantante.

Al igual que otros años, Rocío Carrasco se convirtió en la gran ausente, algo que Gloria Mohedano quiso recalcar mientras mandaba un dardo envenenado en forma de mensaje a su sobrina. Comenzando con el tema de la inauguración del museo de Rocio Jurado que había conseguido abrir Rociíto, y tras las palabras que pronunció en Sálvame cuando anunció dicha apertura, el equipo de ‘Socialité’ consiguió hablar con Mohedano.

Aunque se mostró contenta por la creación del museo, la gaditana decidió mandarle un contundente mensaje a su sobrina. «Mi marido ha dicho que no se elige, ¿verdad? ¿Y se elige la familia? ¿Vosotros qué pensáis? ¿Qué sí?», respondió la andaluza de manera cortante.

Las palabras de Rocío Carrasco.

Después, en el programa de La Fábrica de la Tele volvieron a preguntarle sobre dichas declaraciones: «Yo no he mandado ningún mensaje a nadie, he hecho un simple comentario», dijo de manera rotunda, mostrándose visiblemente enfadada.

El 23 de mayo, Rocío Carrasco anunció en Sálvame que el museo dedicado a su madre abrirá sus puertas el 1 de julio y ofreció todos los detalles: «Tenemos que hacer una inauguración como Dios manda; ni más ni menos», dijo. A su vez, habló sobre la lista de invitados, donde aclaró que «su familia es la que ella decida».

El gesto más polémico de Gloria Mohedano.

Sea como sea, en las fechas del fallecimiento de Rocío Jurado, cada año la Asociación Cultural que lleva su nombre y que actualmente preside su hija organiza una misa y un acto de homenaje en el mausoleo dedicado a la artista en el cementerio de Chipiona. Rocío Jurado era una mujer tremendamente devota por lo que su homenaje suele empezar con una misa conmemorativa en el Santuario de la Virgen de Regla.

Allí llegaron, entre otros, Ortega Cano y Gloria Camila, Gloria Mohedano, hermana de Rocío, y su marido José Antonio Rodríguez, Rosa Benito y David Flores, nieto de la cantante. No se pudo ver este año a una asidua de este homenaje anual, a Rocío Flores, que explicó a mediados de semana que no iría pues tenía exámenes y tenía que estudiar durante el fin de semana.

Después de la misa, con Rosa Benito llorando desconsoladamente, la comitiva se desplazó hasta el cementerio. Allí se hizo la tradicional ofrenda de flores a los pies de la estatua que rinde homenaje a Rocío Jurado. Las cámaras captaron un momento realmente polémico y que está dando mucho que hablar: Gloria Mohedano se abalanzó sobre uno de los ramos para tener un detalle con David, el hijo de Rociíto. Arrancó un par de flores, mientras decía «cogemos dos, una para Olga y otra para tu hermana».

Un gesto que muchos afirman que se habría clavado como un puñal en el corazón de la Jurado: su hermana regalándole flores a Olga Moreno, la mujer que ha contribuido decisivamente a apartar a los hijos de Rociíto de su lado. El gesto, muy criticado en redes sociales, demuestra que las espadas siguen en alto.