Paolo Vasile descubre el dato que le obliga a despedir a Jorge Javier Vázquez

Cambios radicales en Sálvame.

En los últimos años, Sálvame se ha convertido en uno de los programas que más ha marcado tendencia en la pequeña pantalla. Sin embargo, ahora está en horas bajas, porque la dura competencia de otros formatos como Pasapalabra en Antena 3 está consiguiendo que sufran un poco con la ausencia de espectadores.

Por todo ello, Sálvame se enfrenta a profundos cambios ante la crisis de audiencia que vive desde hace meses. Ahora, Mediaset y La Fábrica de la Tele han movido ficha y en la tarde del pasado martes se conoció el despido de dos de los históricos directores del programa, David Valldeperas y Alberto Díaz.

Pero quizás el motivo no era solamente la crisis total que vive Sálvame por sus bajas audiencias. Ahora se suma ahora un nuevo frente que tensa aún más la difícil situación que atraviesa el veterano programa de Telecinco. Según reveló El Mundo, sus más altos responsables están siendo investigados por su presunta participación en una red que se dedicaba a conseguir información privada sobre cientos de personajes famosos.

Los investigadores de la Operación Luna sostienen que “se puede afirmar que es la dirección de Sálvame la propulsora de la búsqueda y obtención de la información íntima reservada”, según consta en el sumario. Las indagaciones comenzaron en 2018, cuando el paparazzi Gustavo González, colaborador habitual del programa, fue imputado por conseguir información privilegiada sobre multitud de celebridades.

Una auditoría de la Policía reveló que uno de sus agentes, Ángel Jesús Fernández Hita, estaba consultando en las bases policiales información privada sobre multitud de famosos. Los investigadores observaron que este policía estaba relacionado con el tertuliano. La Policía pinchó sus teléfonos y consiguió pruebas para acusarles de presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos.

En el caso también se ha imputado a La Fábrica de la Tele, productora de Sálvame, que figura como responsable mercantil del caso. También ha salpicado a David Valldeperas, director del programa hasta esta semana, y a siete personas del equipo del programa.

Mediante esta práctica supuestamente se accedió a información confidencial de hasta 140 celebridades, entre ellas Omar Montes, Belén Esteban (que hace unas semanas se enfrentó al tertuliano por este mismo motivo, quizá sin saber hasta dónde se extendía la red), DiStefano y Álex Casademunt.

Sálvame cae a su mínimo histórico de audiencia

Para reaccionar a la pérdida de espectadores, Telecinco ha hecho literalmente de todo. Maniobras a la desesperada con la finalidad de testear y confirmar qué funciona y qué no. Sin embargo, en marzo Antena 3 ha consolidado su liderazgo en las audiencias televisivas beneficiándose de la caída de su máximo rival.

La nueva era comenzó el pasado 28 de marzo con una dirección completamente renovada a cargo de Óscar Cornejo, el máximo responsable de la productora La Fábrica de la Tele. Sálvame Limón se ha convertido en un programa que repasa la actualidad de la crónica rosa de forma un tanto inconexa, intentando adoptar un tono gamberro y ácido de la mano de Jorge Javier Vázquez y Adela González.

El formato ha ido extendiendo su duración en los últimos días, llegando a ocupar una buena parte de la versión Naranja y contando con tertulianos alejados del universo Sálvame, como Carmen Duerto, Carlos Lozano, Marisol Galdón, el director de lecturas, María Eugenia Yagüe, etc. Sin embargo, esto se ha traducido en una menor cuota de pantalla para los colaboradores habituales y emblemáticos del programa vespertino.

De hecho, algunas tardes apenas se les ha visto. La sección que pilota Belén Esteban, Lo de Belén, es un intento de talk show al que acuden personajes excéntricos y singulares con una historia que contar. En cierto modo, emula al programa de Juan y Medio en Canal Sur o el En compañía de Ramón García que se emite en Castilla-La Mancha. Todas estas novedades no se están reflejando en una mejoría en audiencias… ni muchísimo menos.

De hecho, la crisis se agrava cada semana que pasa y, este miércoles, Sálvame Naranja registró su peor dato de audiencia de toda la historia. Mientras, Tierra Amarga, el culebrón turco de Antena 3, domina sin rival y se ha erigido como la mayor pesadilla de Telecinco en las tardes.

El resultado fue catastrófico, ya que Lo de Belén cosechó su mínimo histórico con 1.034.000 telespectadores y un 12,2% de cuota en su franja de emisión, de acuerdo los datos facilitados por la consultora GECA. Sálvame Naranja bajó a su peor cifra desde que se inició la nueva era con un 12,5% y 1.102.000 televidentes.

Lo más inquietante es que se trata de la entrega menos vista de sus trece años de historia. En medio de una OPA por parte de Silvio Berlusconi, Paolo Vasile ha recibido una de las peores noticias que podía esperar. Está claro que ha intentado, por todos los medios, recuperar el interés de los espectadores por las dos cadenas de este grupo de comunicación, pero ya no sabe qué estrategia llevar para darle un vuelco a esta delicada situación.

Se sabe que el consejero delegado de Mediaset tiene en el punto de mira a Jorge Javier Vázquez. A pesar de que siguen confiando en él para las tardes de Telecinco, actualmente no está rindiendo como el italiano esperaba de él. Y es que el catalán ya no disfruta de la inmunidad que le otorgaba Vasile cuando el programa iba viento en popa.