Paolo Vasile comunica la peor de las noticias a Belén Esteban

Cambios radicales en Sálvame.

Belén Esteban es consciente de que se avecinan tiempos muy complicados para Telecinco, y, concretamente, para Sálvame, el programa del que es colaboradora desde hace años. En los últimos años, el magacín había sido uno de los formatos que más ha marcado tendencia en la pequeña pantalla.

Sin embargo, ahora está en horas bajas, porque la dura competencia de otros formatos como Pasapalabra en Antena 3 está consiguiendo que sufran un poco con la ausencia de espectadores. Por todo ello, Sálvame se ha enfrentado a profundos cambios ante la crisis de audiencia que vive desde hace meses. Recientemente, Mediaset y La Fábrica de la Tele movieron ficha y se conoció el despido de dos de los históricos directores del programa, David Valldeperas y Alberto Díaz.

Días después se supo que el motivo no era solamente la crisis total que vive Sálvame por sus bajas audiencias. Se sumó un nuevo frente que tensa aún más la difícil situación que atraviesa el veterano programa de Telecinco. Según reveló El Mundo, sus más altos responsables están siendo investigados por su presunta participación en una red que se dedicaba a conseguir información privada sobre cientos de personajes famosos.

Los investigadores de la Operación Luna sostienen que “se puede afirmar que es la dirección de Sálvame la propulsora de la búsqueda y obtención de la información íntima reservada”, según consta en el sumario. Las indagaciones comenzaron en 2018, cuando el paparazzi Gustavo González, colaborador habitual del programa, fue imputado por conseguir información privilegiada sobre multitud de celebridades.

Una auditoría de la Policía reveló que uno de sus agentes, Ángel Jesús Fernández Hita, estaba consultando en las bases policiales información privada sobre multitud de famosos. Los investigadores observaron que este policía estaba relacionado con el tertuliano. La Policía pinchó sus teléfonos y consiguió pruebas para acusarles de presuntos delitos de descubrimiento y revelación de secretos.

En el caso también se ha imputado a La Fábrica de la Tele, productora de Sálvame, que figura como responsable mercantil del caso. También ha salpicado a David Valldeperas, director del programa hasta esta semana, y a siete personas del equipo del programa.

Varapalo para Belén Esteban.

Sálvame intentó frenar la sangría de espectadores por medio de diferentes fórmulas: una nueva versión Lemon Tea con María Patiño y Terelu Campos, una versión Limón con dos presentadores y solo dos colaboradores, la vuelta de la Caja deluxe bajo el nombre de La cápsula, o el lanzamiento de Belén Esteban como presentadora de Lo de Belén.

Sin embargo, nada de ello ha tenido el efecto deseado en la audiencia, y sus responsables están empezando a inquietarse demasiado. Tres semanas después de que el programa se reestructurase por completo, Sálvame recula para tratar de regresar a sus orígenes. El martes, 19 de abril, ha regresado la tertulia tradicional del magacín, con Jorge Javier y Adela González capitaneando tanto este tramo como el resto del programa. Las malas noticias son sobre todo para Belén Esteban: no ha quedado ni rastro de Lo de Belén.

El formato no ha logrado cuajar entre el público en ninguno de los diferentes horarios que se testaron a lo largo de las últimas tres semanas. Tras dos jornadas de ausencia, parece que se ha dictado sentencia sobre su futuro en Telecinco. Y es que la sección no ha logrado despertar ningún tipo de interés entre la audiencia de las tardes.

Un cambio más en un contexto inquietante. Recientemente, Sálvame tuvo su entrega menos vista de sus trece años de historia, una pésima noticia para Paolo Vasile que llega en medio de una OPA por parte de Silvio Berlusconi. Está claro que han intentado, por todos los medios, recuperar el interés de los espectadores por las dos cadenas de este grupo de comunicación, pero ya no sabe qué estrategia llevar para darle un vuelco a esta delicada situación.

Se rumorea que el consejero delegado de Mediaset tiene en el punto de mira a Belén Esteban. A pesar de que siguen confiando en ella para las tardes de Telecinco, actualmente no está rindiendo como el italiano esperaba de ella. Y es que la «princesa del pueblo» ya no disfruta de la inmunidad que le otorgaba Vasile cuando el programa iba viento en popa.