Oriana, la piloto fallecida a los 21 años después de la picadura de un mosquito

Murió pocos días después de que el insecto le picara encima de la ceja.

Cuando se conoce la trágica noticia del fallecimiento de una persona, siempre genera una gran conmoción tanto en su entorno personal como profesional. En la mayoría de los casos sucede por causas naturales, como la avanzada edad, y es relativamente más fácil racionalizar lo sucedido. Sin embargo, en otros intervienen factores que acentúa la tragedia.

Una jovencísima estudiante británica de piloto de vuelos comerciales murió después de que un mosquito le picara y desarrollara una infección que se propagó a su cerebro. Esos fueron los resultados de la investigación del deceso expuestos durante una audiencia en un tribunal de la ciudad inglesa de Ipswich, según ha relatado la prensa local.

Oriana Pepper, de 21 años, murió el 12 de julio del año pasado en un hospital de la ciudad belga de Amberes. La joven había aprobado los exámenes teóricos de un programa para pilotos de la aerolínea EasyJet, por lo que viajó a Bélgica para completar su formación.

Allí fue picada por un mosquito en la frente, cerca de un ojo, y la zona de la picadura se le inflamó, por lo que el 7 de julio acudió a un hospital, donde le dieron unos antibióticos. Dos días después, volvió al centro médico debido a que su condición había empeorado y tuvo que ser hospitalizada en Amberes.

Pese a que fue intervenida quirúrgicamente, los médicos no pudieron salvarle la vida. El forense Nigel Parsley dijo que nunca antes había visto un caso como este, que describió como una «tragedia».

Tristan y Louisa, padres de la chica, dijeron en el Tribunal Forense de Suffolk que su hija nació prematura de siete semanas el 11 de febrero de 2000 en el Hospital Ipswich con su hermano gemelo, Oscar. Contaron que su hija siempre tuvo la ambición de tener éxito y se destacó en hockey y el piano en la escuela, además de lograr excelentes notas.

Siempre soñó con convertirse en piloto y disfrutó de volar, llamando al trabajo de sus sueños «tener una oficina en el cielo, entre las nubes».

Una muerte atroz.

El 11 de julio del 2021, sus padres llegaron a Bélgica cuando la condición de su hija se deterioró y les dijeron que la infección de la mordedura en su ojo derecho había entrado en su cerebro. La operaron para tratar de aliviar la presión, pero les dijeron que se estaba muriendo. Y falleció al día siguiente, el 12 de julio.

Cerrando la declaración, el padre de Pepper dijo que su única hija tenía «todo por lo que vivir» y que era «una joven increíble». La madre dijo que habían creado una página de JustGiving como tributo a su hija para las unidades de cuidados especiales para bebés del hospital de Ipswich y Bury St Edmunds, y para lanzar una beca anual con la Asociación de Pilotos de Mujeres Británicas para ayudar y alentar a otros aspirantes a pilotos a considerar la profesión.

La página, ahora cerrada, recaudó $9.000 después de tener como objetivo recaudar $600. Descanse en paz.