Muere un niño de 8 años tras jugar con un globo de helio en su propia fiesta de cumpleaños

Los padres de un niño irlandés de 8 años han querido hacer un llamamiento de atención a otras familias después de que su hijo falleciera, en una horrible y desafortunada tragedia, tras inhalar el helio de un globo de su propia fiesta de cumpleaños.

El pequeño Luke Ramone Harper murió el 2 de abril de 2021 tras sufrir lesiones cerebrales fatales tras inhalar helio del globo en forma de ‘8’ que había sido comprado una semana antes, según informa el diario Daily Mail.

Hace pocas fechas ha tenido lugar la vista sobre el caso en el Tribunal Forense del Distrito de Dublín. Donde Hilary McSweeney, la madre del niño, explicó que encontró cuerpo de su hijo, inerte, con el globo de la cara, motivo por el que le llevó al jardín trasero para que le diera aire fresco. El globo había estado flotando, parcialmente deshinchado, por la sala de estar durante una semana antes de su fiesta de cumpleaños.

La madre comentó que siempre había tenido globos de helio para sus cumpleaños y que nunca había ocurrido un incidente similar. Luke, que tenía autismo y había sido diagnosticado con TDAH, tenía «problemas» por la cantidad de tiempo que los paramédicos habían pasado con él antes de llevarlo en ambulancia al hospital. Una vez allí, supo que había sufrido un paro cardíaco.

El padre, por su parte, contó que su hijo no habría sido consciente de que los niños mayores a veces inhalaban helio para que les cambiara la voz. La familia cree que Luke solo estaba tratando de volver a inflar el globo y se acabó desmayando.

El informe de la autopsia desveló que Luke falleció como resultado de la falta de oxígeno en el cerebro debido a un paro cardíaco causado por la inhalación de helio de un globo parcialmente desinflado. Basado en las evidencias presentadas, el Tribunal acabó emitiendo un veredicto de muerte accidental.