Momento de terror en La Sexta, una reportera a punto de morir es salvada por una “ángel de la guarda”

La educación en primeros auxilios se antoja crucial para salvar vidas.

El pasado lunes, el mundo de Taciana Díaz se vino abajo. La periodista de La sexta noticias se llevó un susto de muerte al atragantarse con una tapa de pulpo a la gallega. Dos días después del incidente, la reportera de ‘Más vale tarde’ se desplazó al lugar de los hechos para contar lo sucedido. Iñaki López y Cristina Pardo repasaron una lista de alimentos que pueden causar atragantamientos, como calamares, aceitunas o chuches.

Desde A Mundiña, el restaurante donde casi pierde la vida, Taciana explicó los hechos. “Estábamos grabando un reportaje y el jefe nos invitó a una tapa de pulpo. Lo metí en la boca sin masticarlo lo suficiente y me atraganté. Mi compañera Marina me daba golpes en la espalda, pero no funcionaba. Me decían que bebiese agua, pero lo único que deseaba era respirar un poco”, recordó.

Gracias a la maniobra de Heimlich, una camarera consiguió salvarle la vida. Por suerte, la periodista ha podido contarlo. Los presentadores de ‘Más vale tarde’ han querido recordar la importancia de estar atentos a los alimentos que ingerimos y comer con tranquilidad.

Taciana ha querido dar a conocer su historia para que todos sepamos que estas situaciones pueden pasarle a cualquiera. Para prevenir sustos como el suyo, es importante masticar bien los alimentos, comer despacio y estar atentos a los síntomas de los atragantamientos. Esta experiencia ha servido para que los espectadores sepan que, en situaciones de emergencia, el conocimiento de la maniobra de Heimlich puede salvar vidas.

Taciana se encontraba sentada en el reservado, cuando decidió buscar ayuda al notar que la comida estaba obstruyendo sus vías respiratorias. La periodista estaba cada vez más pálida y una sensación de desesperación se apoderó de ella al ver que no había nadie cerca para ofrecerle ayuda. Justo en ese momento, Iria Taboada, una camarera que trabajaba en el restaurante, acudió a su rescate.

La joven sabía que la maniobra de Heimlich podía salvarle la vida y se lanzó a hacerla. Gracias a su rápida intervención, el trozo de pulpo fue expulsado y Taciana recuperó el color de su cara. Cuando la periodista le preguntó a donde había aprendido la técnica, Iria se limitó a responder que había realizado un curso de primeros auxilios en su juventud. La joven estaba muy agradecida con su ‘angel de la guarda’ y le dijo que le había salvado la vida.