“Mira que le tienen manía”: Indignación con ‘Sálvame Fashion Week’ por humillar en directo a Lydia Lozano

‘Sálvame’ quiso lanzar un poderoso mensaje.

La noche del viernes 26 de mayo fue una noche mágica para los colaboradores de ‘Sálvame’. El programa de Telecinco celebró su última edición de la ‘Sálvame Fashion Week’, un desfile de moda en el que los tertulianos se convirtieron en modelos por un día y lucieron sus mejores galas ante las cámaras y el público. Pero más allá de la diversión y el glamour, hubo también mucha emoción y sentimiento, pues el equipo de ‘Sálvame’ quiso aprovechar la ocasión para despedirse de sus fieles seguidores con un mensaje muy especial.

Todo comenzó con una pasarela muy original, en la que cada colaborador llevaba una camiseta con una frase impresa. Al principio, nadie sabía qué significaban esas palabras, pero al final del desfile se reveló el misterio: se trataba de un texto conjunto que expresaba el agradecimiento y el cariño de los colaboradores hacia su audiencia.

Así lo leyó María Patiño, visiblemente emocionada: “Con vosotros, el camino siempre vale la pena. Solo muere lo que se olvida. ‘Sálvame’ vivirá siempre porque vuestro apoyo nos hace eternos y el final es un principio”. Unas palabras que arrancaron los aplausos y las lágrimas de muchos de los presentes.

Patiño, que fue la ganadora de la edición anterior de la ‘Sálvame Fashion Week’, explicó que ese mensaje era “lo que sentimos y queremos transmitir” a los espectadores que les han acompañado durante 14 años. “Queremos seguir haciendo disfrutar a todos vosotros porque os lo debemos todo”, añadió Adela González, otra de las presentadoras del evento. Ambas quisieron tener también un recuerdo para Jorge Javier Vázquez, el conductor histórico de ‘Sálvame’, que no pudo estar presente por motivos personales: “Estás aquí con nosotros porque siempre vas a estar. Te mando un beso enorme”.

Cristina Porta se proclamó ganadora de la ‘Sálvame Fashion Week’.

Pero no todo fueron palabras bonitas. También hubo tiempo para la competición y el espectáculo. Los colaboradores se enfundaron en trajes de fiesta diseñados por Ágatha Ruiz de la Prada, Lorenzo Caprile y Hannibal Laguna, entre otros, y desfilaron con gracia y soltura por la alfombra roja.

Los espectadores pudieron votar en directo por su favorito a través de la web del programa y el resultado fue sorprendente: Cristina Porta se alzó con el triunfo con más de 17.000 votos y un 39% del total. La colaboradora no pudo contener la emoción al recibir el premio y lo dedicó a su familia, sus amigos y sus seguidores. “Estoy muy feliz y muy agradecida. Ha sido una experiencia increíble”, dijo entre lágrimas.

La humillación en directo a Lydia Lozano enciende a los espectadores.

Sin embargo, no todo fue perfecto en esta noche tan especial. Hubo un incidente que estuvo a punto de arruinar el desfile: Lydia Lozano sufrió un percance con su vestido y salió al plató muy enfadada. Según contaron sus compañeros, la colaboradora no se había probado el vestido antes y le quedaba grande.

“Que voy en bolas, que voy en bolas”, repetía Lozano mientras se sujetaba el escote para evitar un descuido. La situación fue tan tensa que Nuria Marín tuvo que interrumpir el programa para informar de lo ocurrido: “Drama máximo”, anunció la presentadora.

Lydia Lozano entró en el plató para protestar por lo sucedido y se enfrentó al estilista Jesús Reyes, al que acusó de haberle dado un mal consejo. “¡No soy modelo!”, le espetó la colaboradora. Las presentadoras intentaron calmarla desde la distancia y le pidieron que siguiera con el desfile.

María Patiño incluso se ofreció a quitarse la ropa si Lydia Lozano se quedaba desnuda: “Yo enseñé un pecho el año pasado y gané. Pero si ella se queda desnuda, yo me quito la ropa entera”. Finalmente, Lydia Lozano accedió a desfilar con su vestido, aunque no sin antes pedir disculpas al público por su actitud. Mientras tanto, en las redes sociales se leyeron muchos comentarios apoyando a la colaboradora:

Así fue la última ‘Sálvame Fashion Week’, una noche llena de moda, risas, lágrimas y mucha emoción. Un broche de oro para un programa que ha marcado una época en la televisión española y que ha hecho feliz a mucha gente.