«Mi culo es como una almohada, puedes dormir y acurrucarte» Lucía provoca una de las citas más calientes a pesar de que Martín no es su tipo

Martín veía con las ideas claras: «Mis dos grandes pasiones son el teatro y el sexo. Es algo que tengo entre ceja y ceja constantemente»

El comensal tenía claros sus objetivos para su cita, «vengo al programa con la ilusión de llegar a conocer a una chica que me transmita, que me apetezca seguir conociendo más y a ver si es el amor de mi vida». Y allí estaba Lucía, una chica «muy romántica y sensiblera. Quiero encontrar el amor». La búlgara fue recibida por Martín, algo que pareció encantarle: «Me ha impresionado, le he visto muy lanzado. Pero físicamente…», matizaba.

Lucía contraatacaba y entregaba una carta a su cita, «estoy preparando un libro de literatura erótica que va sobre mis experiencias sexuales con otras personas. Quiero mostrar al mundo como son realmente los chicos».

Ya plena faena la conversación fluía y sacaban muchos otros temas de conversación. En un momento dado Lucía preguntaba a Martin cuál era la parte de su cuerpo que más le agradaba. El madrileño reconoció que los ojos, algo en lo que coincidían.

Ya en la mesa, comenzaron a tratar muchos temas, pero la joven le preguntó a Martin cuál era la parte de su cuerpo que más le gustaba. El madrileño reconoció que los ojos, algo en lo que coincidió ella. «Son muy bonitos, azules. A mí me gustaría tenerlos así o verdes, no marrones», comentaba la estudiante. Pero el actor matizaba: «No puedo decirte mi parte favorita por el horario infantil».

A pesar de que no era su tipo hubo segunda cita

Lucía destacaba de sí misma otra parte: «Mi culo es como un melocotón blandito o una almohada en la que puedes dormir, acurrucarte y, la verdad, es que se pasa muy bien ahí».

Tras la cena llegó el momento fotomatón donde se quedaron mirándose fijamente pero no llegó a surgir un beso: «No me gustan los besos en la primera cita», aseguraba la búlgara.

Marín se mostró dispuesto a una segunda cita, «me apetece seguir conociéndola». Ella, a pesar de no estar convencida al 100% aceptó, «me ha faltado un poco de físico, me gustan más corpulentos…». «pero la personalidad también importa». El madrileño reconoció con sorpresa y alegría, que «me ha gustado su decisión, ha sido muy valiente por su parte».