«Me llega a tocar un callo de estos, pff que coñazo». Shayla, soltera y sin abuela. «Cómo no te va a gustar una tía como yo que lo tiene todo»

Shayla, sin abuela, se pasa de fogosa.

Parece que First Dates sigue, un año más, manteniendo intacta su capacidad de sorprender. Algo que parece increíble, si tenemos en cuenta que trata de un programa con varios años a sus espaldas. Afortunadamente para Cuatro, sigue manteniendo una audiencia fiel, y un gran seguimiento en las redes sociales.

Pero lo mejor de todo es que, gracias al programa que sigue presentando Carlos Sobera, estamos aprendiendo mucho sobre cómo ligar en el mundo moderno. De paso, también visibiliza a minorías o nos da verdaderas lecciones de tolerancia… y, a veces, nos enseña qué es lo que bajo ningún concepto tenemos que hacer en una cita.

La última cita de este miércoles en ‘First Dates’ no ha dejado indiferente a nadie, Shayla y Tomás fueron los protagonistas indiscutibles de una cita que acabó en la piscina.

Ella empezó fuerte: «Yo nací y desde pequeña estaba en la cuna en muchas fiestas con Luis Ortiz, Jesús Gil, con toda la gente importante de Marbella», confesaba.

Dejando claro que era muy diferente a su familia: «Decidí irme de Marbella porque era muy superficial y en mi familia somos todos muy pijos, pero yo soy la más humilde».

He tenido relaciones con la realeza.

Pero su humildad quizá fuera impostara, ya que alardeó de tener relaciones con la realeza europea: «Yo he tenido relaciones con el príncipe de Suecia, que ha podido ser mi novio, pero yo tenía pareja, que era un muerto de hambre que estaba trabajando en un club de pádel y yo le he sido fiel y ahora me cago en todo lo que se menea».

Tomás, un hombre 45 años que acaba de dejar su trabajo de toda la vida para ser nutricionista y entrenador personal era la persona indicada para Shayla. La primera impresión fue inmejorable: «Es una chica que llama la atención: alta, rubia, ojos claros, sonriente, la verdad es que atrae mucho». Y él también entró por los ojos a la concursante: «El tío es guapo y simpático».

Tomas le había gustado. «Cómo no le va a gustar una tía como yo que lo tiene todo» y demostraba que no tenía abuela, «menos mal que eres guapo porque me llega a tocar un callo de estos, pff, qué coñazo». Pero el concursante se dio cuenta rápido de la intensidad de su cita. «Eres un torbellino».

Shayla alucinaba con el cuerpo de Tomás en el momento mas caliente: «Vaya cuerpazo, el tío está tremendo». Entonces se lanzó a por Tomás y le comenzó a dar besos: «Como mi padre vea esto… papá te quiero. Nunca me he liado con un tío que acabo de conocer», confesó.

Shayla le decía al oído: «Me estás poniendo cachonda». Tomás no se sentía cómodo: «Menos mal que se ha cortado por su padre, si no miedo me da; le he tenido que meter el freno».

Tomás se sintió «acorralado» y no había «estado todo lo a gusto tenía que estar», así que no eligió tener una segunda cita con su pareja de la noche, algo que no sentó bien a la concursante: «Yo viviendo en Marbella, donde están los chicos más guapos del mundo, como él hay muchos. Como a él los tengo a patadas».