Mariano, el jubilado valenciano que ha caído en manos del ejercito ruso en Ucrania: «Pinta muy mal»

Mariano García Calatayud, un funcionario jubilado de 74 años de Carlet (Valencia), fue visto por última vez el pasado sábado en la ciudad ucraniana de Jersón y se encuentra en paradero desconocido. Ni sus conocidos en Ucrania han vuelto a saber nada de él desde entonces.

La embajada española y el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación (MAEC), se encuentran investigando el paradero del desaparecido, de quien se cree que fue detenido por las tropas rusas mientras participaba en una manifestación en contra de la invasión a Ucrania, según la versión coincidente de varios testigos.

«Me confirmaron que alguien había visto que los rusos lo metían en un coche y se lo llevaban detenido. Desde esa fecha, no hemos podido hablar con él. No sabemos si está vivo o muerto, si aparecerá su cadáver o si desaparecerá para siempre. Pinta muy mal, yo tengo muy pocas esperanzas. Se lo van a cargar», explica intranquilo Paco Santiesteban, amigo de Mariano que reside en Valencia.

Mariano, abandonó Valencia hace 8 años rumbo a Ucrania para realizar labores humanitarias durante la guerra de Crimea, que empezó en el año 2014. Desde ese momento, decidió permanecer en en el país, donde comenzó una nueva vida dedicándola a ayudar a más necesitados. Al empezar la invasión rusa sobre el país hace casi un mes, no quiso volver y prefirió seguir colaborando en Jersón.

«Se fue al jubilarse para colaborar, para repartir comida a familias y niños. Allí, acudía a manifestaciones, porque está a favor de Ucrania, pero su labor principal es humanitaria», comenta Paco.

Tras los hechos ocurridos, su amigo lamenta la tozudez de Mariano de permanecer en Ucrania, aún estando ya la situación muy peligrosa. «Se lo dijimos todos, que tuviera cuidado porque estaba en lo peor, que no se metiera tanto, porque él es muy echado para adelante. Se lo repitió su hermana, porque Jersón es la única capital de provincia tomada por los rusos. Sin embargo, no se quiso mover».