Las últimas horas de Ángela, encontrada muerta en una alcantarilla: «Fue su hijo Ángel»

Las últimas horas de Ángela.

«Después de hacer footing una ducha, y ya mañana lunes, a empezar el día con energía. Feliz descanso y mejor amanecer», fue la publicación de Ángela en Facebook la noche antes de desaparecer el 23 de mayo. Cincuenta días después, apareció muerta en una alcantarilla en Málaga.

La policía detuvo como principal sospechoso de su muerte a Ángel, su hijo adoptivo menor, de 23 años. Al principio se manejó la hipótesis de que la estranguló porque necesitaba dinero, debido a su adicción a las drogas. La familia de Ángela Mérida, de 60 años, sospechó desde el principio de su hijo pequeño.

Encontraron el cadáver de Ángela a ocho metros de profundidad en un alcantarillado, en un descampado de Teatinos. Estaba cubierto con una funda, con una cuerda alrededor del cuello y signos externos de violencia. Además, la víctima tenía detrás una turbulenta historia familiar de malos tratos.

Declara que la ataron a una silla y la mataron «sin querer»

El menor detenido por la muerte de Ángela, la mujer cuyo cadáver fue encontrado en una alcantarilla, declaró ante la Policía que él y su amigo, el hijo de la víctima, supuestamente la ataron a una silla y la mataron «sin querer». En su declaración, J. P. también confesó dónde escondieron el cuerpo y cómo transcurrieron los hechos aquel 25 de mayo.

El día de su desaparición, Ángela sacó 900 euros en el cajero y cuando volvió a su domicilio se encontró con su hijo menor y un amigo de éste. Según los familiares de la víctima, estos le pidieron la cantidad extraída y comenzaron a forcejear. Según la declaración del menor, en un primer momento, la amarraron supuestamente a una silla con las manos a la espalda.

A continuación la ataron supuestamente por el cuello y la mataron «sin querer». Una versión en la que nadie confía completamente. El joven de 17 años fue detenido ayer jueves y la Fiscalía de Menores ha decretado para él este viernes seis meses de internamiento en régimen cerrado.

Aunque esta determinación se trata de una medida cautelar hasta que finalice la instrucción del caso y se celebre el juicio, en caso de que el dictamen final se alargase, la pena preventiva también lo haría, aclaran fuentes cercanas al caso. La madre de J. P., que también fue arrestada por un delito de encubrimiento, prestó declaración y ha sido puesta en libertad con cargos. No ingresará en prisión provisional, ya que, en teoría no es autora material de los hechos.

El hijo menor de Ángela sí ha estrado en prisión provisional, comunicada y sin fianza por orden del Juzgado de Instrucción número 14 de Málaga, en funciones de guardia. El supuesto responsable de la muerte de su madre se ha acogido a su derecho constitucional de no declarar y está siendo investigado por delitos de homicidio y robo, según fuentes judiciales.

Tiró las cosas de su madre a la basura.

El principal motivo de las primeras sospechas fue el hallazgo del teléfono móvil de Ángela en una casa de campo familiar. Cuando conectaron el móvil a un ordenador, descubrieron que estaba vacío. Además, testigos vieron al sospechoso tirando cosas de su madre a la basura dos días después de su desaparición.

Lo hizo con ayuda de otras personas, y de hecho, la policía contempló desde el principio la posibilidad de que pudiera haber actuado acompañado. Ángel había metido a esas personas a vivir en casa de su madre, como corroboran los vecinos. Según han explicado esos vecinos, hacían mucho ruido.