La pillada a Íñigo Onieva con Alexia Rivas que pone en peligro su boda: “Me hicieron fotos saliendo de su portal”

Un nuevo escándalo sacude a la pareja.

La hija de Isabel Preysler y el empresario madrileño han vivido una montaña rusa de emociones desde que comenzaron su relación hace poco más de un año. Tras anunciar su compromiso con gran ilusión, una infidelidad de él puso en jaque su futuro en común. Sin embargo, en aquella ocasión el amor pudo más que el dolor y la pareja decidió darse una segunda oportunidad.

Todo parecía ir sobre ruedas para Tamara Falcó e Íñigo Onieva. La marquesa de Griñón y el joven de 33 años se conocieron en el verano de 2022 y pronto se convirtieron en una de las parejas más mediáticas del panorama social. Su romance avanzaba a pasos agigantados y no tardaron en compartir viajes, planes familiares y muestras de cariño en público. El pasado 23 de septiembre, Tamara sorprendió a todos al anunciar su compromiso con Íñigo en el programa El Hormiguero, donde trabaja como colaboradora. La hija de Isabel Preysler mostró orgullosa su anillo de pedida y confesó que estaba muy feliz e ilusionada con su boda, prevista para el próximo mes de marzo.

Sin embargo, la alegría duró poco. Al día siguiente, se filtró un vídeo en el que se veía a Íñigo besando a otra mujer en una fiesta en Miami, donde había viajado por motivos laborales. El empresario fue acusado de ser infiel a Tamara justo después de pedirle matrimonio, lo que causó un gran revuelo mediático y social. El vídeo se hizo viral y llegó a manos de Tamara, que no dudó en romper su relación con él. La marquesa de Griñón se sintió traicionada y decepcionada por la actitud de su prometido y le bloqueó en el teléfono y en las redes sociales. Además, le pidió que recogiera sus cosas de su casa, donde vivían juntos desde hacía unos meses.

Íñigo Onieva no tardó en reaccionar y pidió perdón públicamente a Tamara a través de un comunicado en Instagram. El joven admitió que había cometido un grave error y que estaba arrepentido y destrozado por ello. También se disculpó con la familia de Tamara, especialmente con su madre Isabel Preysler, que le había acogido como a un hijo más. Íñigo aseguró que amaba a Tamara con toda su alma y que haría lo que fuera por recuperar su confianza y su amor.

Pero sus disculpas no fueron suficientes para Tamara, que mantuvo firme su decisión de cancelar la boda y alejarse de él. La colaboradora de ‘El Hormiguero’ se refugió en su familia y en su fe para superar el duro golpe. Tamara se mostró muy dolida y decepcionada por la infidelidad de Íñigo, pero también muy digna y fuerte. La hija de Isabel Preysler aseguró que no guardaba rencor a su exnovio y que le deseaba lo mejor.

Cuando todo parecía indicar que la historia entre Tamara e Íñigo había llegado a su fin, se produjo un giro inesperado. Según adelantó la revista ¡Hola!, la pareja decidió darse una segunda oportunidad y retomar su relación. Fuentes cercanas a ellos confirmaron que ambos estaban felices e ilusionados y que hicieron las paces gracias al espíritu navideño.

Al parecer, Tamara e Íñigo mantuvieron contacto a través de mensajes y llamadas. A finales de noviembre, se vieron las caras por primera vez desde la ruptura y acudieron juntos a la misa del gallo en la parroquia de Puerta de Hierro, cerca de la casa de Isabel Preysler. Allí se mostraron cómplices, cariñosos y contentos, según los testigos presenciales.

El 31 de diciembre, después de celebrar la Nochevieja con sus respectivas familias, Íñigo se presentó en la mansión de Isabel Preysler para ver a Tamara. La pareja pasó la noche juntos y sellaron así su reconciliación. Según la revista ¡Hola!, Tamara e Íñigo decidieron continuar con su noviazgo.

La última “liada” de Íñigo Onieva.

La cuenta atrás para el enlace matrimonial entre Tamara Falcó, marquesa de Griñón e hija de Isabel Preysler, e Íñigo Onieva, empresario y diseñador de coches, está en marcha. La pareja tiene previsto sellar su amor con una boda el próximo mes de julio, después de un año y medio de relación. Sin embargo, el camino hacia el altar no está siendo un lecho de rosas para los novios, que han tenido que enfrentarse a varios contratiempos que han puesto a prueba su compromiso.

Cuando parecía que las cosas se calmaban tras la pasada infidelidad del empresario, y que Tamara había encontrado el vestido de sus sueños en otra diseñadora, ha saltado un nuevo rumor que podría enturbiar la felicidad de la pareja. Se trata de la presencia de Alexia Rivas, colaboradora del programa ‘Ya es mediodía’ y exconcursante de ‘Supervivientes’, en el portal del edificio donde viven Tamara e Íñigo. ¿Qué hacía allí la joven periodista? ¿Tiene algo que ver con el novio de la marquesa?

Alexia ha querido zanjar cualquier especulación al respecto y ha explicado en directo el motivo de su visita al domicilio de los futuros esposos. Según ha contado, ella acudió al atelier de una diseñadora que tiene su taller en el mismo inmueble para probarse el vestido que lucirá en la boda de Marta López y Efrén Reyero, otra de las parejas del momento.

Alexia ha asegurado que no tiene ningún interés en los hombres comprometidos y que solo se fija en los solteros. Además, ha bromeado con sus compañeros sobre la casualidad de coincidir en el mismo lugar donde residen Tamara e Íñigo. A pesar de todo, muchos han hecho caso omiso a las explicaciones y han seguido elucubrando sobre la posibilidad de que haya algo más que no nos están contando. Así pues, a pesar de la suspicacia por el momento parece que todo ha quedado en una anécdota y que la pareja sigue adelante con sus planes de boda.