La obra de arte más comentada: se vende por 6.000 euros un pepinillo pegado al techo en una exposición

¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por un pepinillo pegado a un techo?

La pregunta podría parecer absurda, pero no lo es ni mucho menos. Pickle (pepinillo en inglés) es la obra de un artista australiano llamado Mathew Griffin. Se trata, sin más, de un pepinillo con queso de una hamburguesa de McDonalds.

El hombre tuvo la inspiración de cogerlo y lanzarlo al techo de una galería de arte en Auckland, en la que se expone como una obra en venta por 10.000 dólares neozelandeses (unos 6.000 euros). Pero, por supuesto, hay quienes consideran una tomadura de pelo que esto pueda considerarse arte.

Para el artista, se trata de un «gesto de provocación» deliberado para cuestionar qué tiene valor. Además, explicó que la obra proviene de una «rica tradición adolescente nocturna»: arrojar a los techos de los conocidos restaurantes de hamburguesas restos de comida. «La policía me echó de un McDonald’s por hacer esto cuando era adolescente, ahora es arte», contó.

La obra tiene un precio de 10.000 dólares neozelandeses, más otros 4,44 que le costará al comprador una hamburguesa con queso. El orgulloso comprador recibirá instrucciones sobre cómo recrear el arte en su propio espacio.

Y es que el comprador que desee adquirir esta obra artística no podrá llevársela a casa, ya que permanecerá perenne en el techo de la galería del arte. Al menos, mientras aguante el kétchup en el techo del museo. «Una respuesta humorística a la obra no es inválida: está bien, porque es divertida. Por lo general, los artistas no son los que deciden si algo es arte o no, son ellos los que hacen y realizan las cosas”, dijo Ryan Moore, director de Fine Arts, a The Guardian, sobre la obra.

Además, añadió: «Si algo es valioso y significativo como obra de arte es la forma en que colectivamente, como sociedad, elegimos utilizarlo o hablar de él». La pieza de Mathew Griffin recuerda a “Comedian”, la obra de arte del artista italiano Maurizio Cattelan.

En este caso, también fue muy polémica. Se trataba de un plátano maduro pegado con cinta adhesiva a la pared de la galería en el Art Basel de Miami, en 2019. La obra se vendió rápidamente 120.000 dólares.

Y tú, ¿qué opinas al respecto? ¿Cuánto estarías dispuesto a pagar por una «obra de arte» de estas características?