Julio Iglesias confirma el mazazo: Miranda le da dejado sin nada después de la separación

Aumenta la preocupación por el estado de Julio Iglesias.

Julio Iglesias ha preocupado a los suyos después de que varios medios aseguraron que está en una situación límite. No cesan los rumores acerca del estado de salud en el que se encontraría el cantante. En la prensa internacional se han divulgado noticias que indicarían que el artista español podría estar atravesando un momento complejo cerca a cumplir 80 años.

Lo ciertos es que el tema sigue siendo una incógnito, puesto que sus allegados no han aclarado la situación. Fuentes cercanas niegan los rumores, aunque reconocen que el cantante tiene ciertas necesidades, pero desmienten que esté en su peor momento. Aunque no es cierto que se traslade en silla de ruedas, sí tiene dificultades a la hora de caminar solo.

Entre tanto, el silencio de los familiares cantante ha abierto lugar a especulaciones de toda clase. Según informa el programa Socialité, Julio Iglesias está separado físicamente de Miranda porque llevan vidas muy diferentes. El cantante pasa los veranos en Málaga, y la modelo coincide con él unas semanas aunque supuestamente no pasan tiempo juntos.

Julio siempre ha sido uno de los rostros más influyentes de la crónica social y está acostumbrado a que todo el mundo esté pendiente de él. Pero su mujer le ha dejado sin nada: la prensa actualmente está más pendiente de ella que de él, algo que no había pasado nunca en el pasado. Mientras, el artista está pasando inadvertido porque los fotógrafos solamente quieren saber cómo está Miranda después de los rumores.

Dueña «invisible» de la finca marbellí de Julio Iglesias.

Las Cuatro Lunas es la finca de Ojén, a diez minutos de Puerto Banús (Málaga), en la que se instalaba todos los veranos la familia Iglesias-Rijnsburger. Año tras año, el cantante montaba su cuartel general allí y desde su paraíso particular se movía por España y el resto de Europa, allá donde tuviera conciertos.

Según los hijos de la pareja fueron creciendo, era raro ver a los hijos en las playas de la zona. Lo que más atraía a los reporteros era plasmar el momento en el que Miranda dejaba o recogía a los niños en el club de tenis al que acudían cada temporada. El resto del tiempo, eran tan invisibles como lo sigue siendo la madre silenciosa.

Si no hubiera sido porque los Iglesias-Rijnsburger han ido creciendo, no habría diferencia de año en año en el aspecto de Miranda. A diferencia de su marido, que a su edad ya le habían practicado varías intervenciones estéticas, parece que ella no se ha sometido a ninguna.

Además, ella maneja los horarios y la vida cotidiana de la mansión. Miranda es la dueña administradora de la sociedad de Las Cuatro Lunas a través de Androsemo S.L. y de otras diez hectáreas de terreno colindante, en este caso, por medio de Belleveu Costa del Sol.

Julio Iglesias no tiene propiedades, ni empresas en España y sus inversiones también son nulas. Su mujer es la terrateniente y están a punto de llegar a la finca de 56 hectáreas de la que solo se ausentaron el verano del 2020 por las restricciones sanitarias. El avión privado soluciona los movimientos, pero este de poco sirve cuando el mundo se cierra para todos, incluido Julio Iglesias y su tribu.