Juan, el niño de 11 años fallecido en el colegio cuando le hacían bullying. Señalan a 3 niñas

Juan Martín Garzón, de 11 años, era víctima de acoso escolar desde hace tiempo. El pasado 11 de marzo falleció después de haber recibido un fuerte golpe la cabeza en el colegio. Su madre del niño fallecido señala con el dedo a tres compañeras de su clase.

El menor era alumno del colegio San Pío X en Manizales (México), donde según explica su madre, Diana Garzón, tres niñas le hacían bullying de manera habitual. Hace unos días, esas mismas alumnas le golpearon fuertemente en la cabeza con una puerta, y este golpe le acabó provocando un derrame que le acabó provocando la muerte.

Aunque de momento el colegio niega la versión de la progenitora y dice desconocer que en el centro existiera algún caso de acoso escolar, la Fiscalía General ha anunciado que se encargará de la investigación del caso del niño. Afirmando que aún se desconoce si los hechos se produjeron por acoso o no, y que hay que esperar los resultados de la investigación policial para determinar exactamente lo que ocurrió.

Diana, por su parte, asegura tener pruebas de que esas niñas del colegio sometieron a Juan a un acoso continuo: “Tengo audios de algunos padres de otros niños de clase que me contactaron donde dicen que a mi hijo sí le hacían bullying. En concreto tres niñas, que le perseguían y le molestaban”.

El día de los trágicos hechos, Juan estaba entrando del recreo cuando “ellas le tiraron una puerta encima para no dejarle entrar y que le regañaran”. Recibiendo un fuerte golpe en la cabeza, que le produjo una fisura en su cráneo. El niño estuvo tres días con un fuerte dolor de cabeza y fiebre, le llevaron al ambulatorio pero el médico no vio nada extraño y le dio el alta, sin hacerle ninguna prueba.

El menor siguió yendo a clase días después pero su estado de salud fue empeorando con vómitos, taquicardia y la pérdida de movilidad en las dos piernas. Finalmente, fue llevado al hospital donde confirmaron que tenía una fisura en la parte interna de la cabeza y que ésta había desencadenado una infección grave. Tras ser sometido a varias intervenciones, el 11 de marzo acabó muriendo.

Diana, la madre, considera que existió negligencia médica por parte del ambulatorio médico que acabó derivando a su hijo al hospital cuando ya era demasiado tarde para poder salvar su vida. Además, pide también responsabilidades al colegio donde el terrible caso ha acabado destapando la terrible situación de bullying que el niño padecía en silencio desde hacía tiempo, sin que ningún docente reparara en ello.