Ginés se rompe cuando su familia le cuenta la verdad sobre Yaiza: “Te lo prometo, me ha amenazado”

Duros momentos en directo en Telecinco.

‘Supervivientes 2023’ es el reality más extremo de la televisión, donde los concursantes tienen que luchar por sobrevivir en una isla sin apenas recursos ni comodidades. Pero además de las duras condiciones del entorno, los supervivientes también tienen que enfrentarse a las tensiones que se generan entre ellos por las diferencias de carácter, las estrategias, las nominaciones o las pruebas.

El último combatiente desterrado de la isla de ‘Supervivientes 2023’, Ginés Corregüela, ha vuelto a pisar suelo español. Con 53 años y un rostro lleno de historias por contar, Ginés se enfrenta a una serie de desafíos que deberá enfrentar en los próximos días.

Pero lo que más inquieta a este superviviente es su paso por el concurso de resistencia más desafiante de la televisión. Ginés ha expresado su arrepentimiento y desilusión por algunas de sus acciones durante su estancia en Honduras, y ha decidido desenmascarar la gran mentira que ha sostenido durante su tiempo en el programa.

Ginés, un jienense de nacimiento, se encontró en el centro de la tormenta mediática del reality sin buscarlo. Durante las primeras semanas, las cámaras apenas captaron su rostro, ya que era uno de esos concursantes que preferían evitar las polémicas y mantener buenas relaciones con el resto de sus compañeros. Sin embargo, todo cambió cuando comenzó a recibir visitas en los Cayos Cochinos, un hecho que sin duda cambió el rumbo de su participación en el concurso.

Reflexiones y lamentaciones: Ginés después de ‘Supervivientes’.

El primer cambio llegó con la visita de su hija Miriam y su exmujer Isabel, quienes tomaron un vuelo directo a Honduras. La organización del programa propuso este emotivo reencuentro familiar, dado que Ginés no dejaba de hablar sobre su comportamiento hacia la madre de sus hijas. Una vez allí, Ginés pidió perdón a Isabel y hasta una segunda oportunidad para corregir los errores del pasado. Isabel, con la sabiduría de quien ha recorrido ese camino antes, le respondió que discutirían todo una vez en casa.

Mientras tanto, su actual pareja, Yaiza Martín, de 43 años, no se quedó atrás. Fue invitada a viajar al país caribeño para aclarar su situación sentimental con Ginés. Dejando a un lado lo que había expresado a su exmujer días antes, Ginés confirmó a Yaiza como su pareja.

En ese momento, Yaiza se convirtió en concursante oficial del programa, tras la retirada por motivos médicos de Gema Aldón, de 22 años. A partir de ese momento, la suerte de Ginés en el reality empezó a cambiar, como él mismo ha reconocido después de ser expulsado.

Tras su expulsión definitiva el pasado jueves, Ginés no ha tenido reparos en expresar su decepción con su rendimiento en el concurso. “No estoy orgulloso del concurso que hice. Podría haberlo hecho mejor. No debería haber recibido ninguna visita. Sin visitas, no sé si habría llegado a la final, pero me habría acercado bastante”, declaró con un tono de arrepentimiento.

Además, se pronunció sobre la manera en la que defendió a su novia en el concurso. “He ido casi siempre de cara, menos el día que tuve que defender un poquillo a Yaiza… no es que mintiera, pero dije que no había oído nada. Ese fue el momento en el que no fui de cara”, explicó en relación a la pelea de su pareja con Asraf Beno, en la que insultó y amenazó al ceutí. Unas palabras que han llamado la atención de todos los que en diversas ocasiones pidieron la expulsión de Ginés por cosas que hizo o dijo durante su estancia en la isla.

Su reencuentro con la familia.

Uno de los momentos más comentados del concurso ha sido cuando Ginés ha regresado al plató en España, donde le esperaban sus padres y su hija Laura. Sin embargo, el reencuentro familiar no fue tan feliz como se esperaba.

Los padres de Ginés habían pedido expresamente que Yaiza no estuviera presente en el plató cuando su hijo llegara, ya que no aprobaban su romance y consideraban que les había faltado al respeto. Así, cuando Ginés entró en el plató, solo pudo abrazar a sus padres y a su hija, que le recibieron con emoción pero también con reproche.

Durante una pausa publicitaria, los padres de Ginés decidieron abandonar el plató para evitar un enfrentamiento con Yaiza, que se reincorporó al programa para apoyar a su pareja. Laura, en cambio, optó por quedarse junto a su padre y escuchar su entrevista, en la que Ginés hizo un balance de su experiencia en el concurso y admitió que su relación con Yaiza había marcado un antes y un después en su aventura.

Fue entonces cuando Laura decidió intervenir y decirle a su padre lo que pensaba de su noviazgo. La joven le confesó que le quería mucho y que le respetaba, pero que estaba segura de que se iba a arrepentir de su decisión. Le contó que Yaiza había sido muy mala con ella y con el resto de la familia, que le había bloqueado en WhatsApp tres días después de que él se fuera a la isla, que había ido a un programa de televisión a revelar intimidades de su relación sexual y que incluso le había amenazado cuando ella fue a someterse a un detector de mentiras.

Laura también le dijo a su padre que Yaiza tenía un carácter muy fuerte y conflictivo, que había hecho mucho daño a todo el mundo y que esperaba que él abriera los ojos y pusiera los pies en la tierra. Le aseguró que ella estaría siempre a su lado para ayudarle cuando se cayera, pero que tenía que ver la realidad. Tras escuchar sus palabras, Ginés se levantó y se acercó a su hija para abrazarla. Laura insistió en que todo lo que le había contado era verdad: “Te lo prometo, me ha amenazado. A Miriam le ha dicho que no puede tener hijos, le ha dicho de todo”.