Fallece trágicamente con 33 años Diego Valares: actuó hace solo 2 semanas en el Wanda

Perdió la vida el pasado jueves.

El mundo de la música se encuentra en shock. Hace unos días, en la noche del pasado jueves, falleció un joven de 33 años tras ser atropellado por una furgoneta en el Paseo del Cauce, en Valladolid capital, junto a la Facultad de Económicas, como informó el Servicio de Emergencias.

Aunque al principio no trascendió su identidad, posteriormente se supo que se trataba de Diego Valares. El joven era uno de los DJ más conocidos de la noche vallisoletana. «Diego era una persona increíble que vivía la música desde niño y que en cuanto pudo comenzó a trabajar como DJ», destacó José, un amigo del fallecido.

Su música se apagó a primera hora de la noche del jueves en el suceso ocurrido cerca de su domicilio en el barrio del Hospital. Los agentes no pudieron identificarle hasta primera hora de la tarde del viernes, ya que en el momento del siniestro no llevaba documentación.

Quince años en la música.

La noticia del fallecimiento de Diego, de 33 años, enseguida corrió por el mundo de la música y de la noche vallisoletana. Había trabajado por las principales discotecas, como Pacha Valladolid, Show Fame, Charlot, Bagur, Factory, Juanita o La Cotorra. Actualmente había enfocado su carrera profesional a la animación de bodas y eventos a lo largo de toda España. Sin ir más lejos, protagonizó una sesión el pasado 6 de marzo en el Wanda Metropolitano.

Además, fue DJ residente en Madrid y ofreció sesiones especiales para Pera Limonera en Valladolid. Pero no sólo en España desarrolló el vallisoletano su carrera, ya que sus sesiones se han podido escuchar hasta en las antípodas. Estuvo como DJ residente en el Club World Bar de Melbourne.

«Ha sido una pérdida tremenda», lamentó Carlos, otro amigo del DJ. Diego Valares llevaba quince años en el mundo de la música trabajando como DJ. «Era un tipo alegre, que amaba su trabajo y muy querido por todos», inciden sus allegados.

El pinchadiscos, contaron, se crió en Delicias, donde reside su familia y donde estudió en el colegio San Francisco de Asís. «Siempre fue del barrio, aunque vivía en otro lado de la ciudad, y de joven fue muy buen futbolista y, sobre todo, un apasionado de la música», dijeron.

Durante el fin de semana el tanatorio de Valladolid se quedó pequeño para decirle adios. Cientos de personas quisieron acompañar a su familia en este momento tan duro. Sobre todo para sus padres, su hermana y su novia Natalia, que le definió como «el amor de su vida».